Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La resolución del contrato de la piscina de El Ejido

Tomás Elorrieta
Portavoz del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de El Ejido

Esta mañana hemos rechazado en el pleno aprobar la resolución por mutuo acuerdo de la concesión de la gestión y explotación de la piscina porque entendemos que, a pesar de que la concesionaria no ha cumplido con sus obligaciones, con esta resolución se le perdona el dinero que no ha invertido en estas instalaciones y, además, se le permite volver a presentarse para ofrecer el mismo servicio.

En el pleno se ha debatido la resolución de este contrato, y la razón manifestada por el alcalde y el concejal de Hacienda para alcanzar este acuerdo ha sido que la previsión de usuarios de la piscina realizada en su momento está lejos de la cifra real de usuarios actuales, lo que hace que la concesión no sea rentable. Por eso, según ellos, es preferible hacer un nuevo concurso, más ambicioso y que atraiga a más usuarios.

Piscina de El Ejido

Todo esto, que parece razonable, en realidad es más de lo mismo. Las previsiones no las hizo el Ayuntamiento, sino la empresa concesionaria, para justificar su proyecto. Además, en su oferta planteaba que iba a realizar una serie de inversiones para reposición de material a lo largo de los años que no se ha realizado, lo que podría ser una de las razones por las que la piscina resulta poco atractiva para muchos vecinos.

No podemos estar de acuerdo con la liquidación económica que se lleva a cabo porque el Ayuntamiento es generoso con la empresa, hasta el punto de ‘perdonarle’ unos cientos de miles de euros en inversiones que ahora tendrá que afrontar el nuevo concesionario, lo que supondrá que, como siempre, los ejidenses que utilicen estas instalaciones paguen dos veces por lo mismo. Esta medida forma parte de la política habitual del PP de socializar las pérdidas, es decir, si un negocio no va bien, lo pagamos entre todos, pero si hay beneficios, se los queda el dueño de la concesionaria.

Resulta, además, irónico que nos hayan invitado hace cuatro días a celebrar el décimo aniversario de la piscina, y nos hayan contado lo bien que va todo, sabiendo que, poco después iban a salir corriendo. Nos tememos que, después de diez años de tener un concesionario que ha incumplido sistemáticamente sus compromisos, todo esto sea una maniobra para hacer un borrón y cuenta nueva y volver a darle el servicio al mismo concesionario, para que nos tome el pelo otros quince o veinte años más.

Nuestro Grupo no está de acuerdo ni con la liquidación económica de esta concesión ni con el hecho de que esta empresa pueda volver a optar a la concesión, y por eso hemos votado en contra en este punto del pleno.