Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz


La alcaldesa de Mojácar sangra a los vecinos

Manuel Zamora
Secretario General del PSOE de Mojácar

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Mojácar ha denunciado que el Ayuntamiento y, concretamente, su alcaldesa, Rosa Cano, se haya sacado “de la manga” una ordenanza fiscal de noviembre del año 2007 con un único fin, el de sangrar los bolsillos de la ciudadanía puesto que se está procediendo a su aplicación nueve años después de su aprobación.

Esta nueva tasa de 2007 pretende cobrar a todo el mundo por entrar o salir de su propia casa, con uno o más vehículos, un concepto inadmisible. El equipo de Gobierno del PP encargó previamente a la Policía Local la confección de informes sobre los accesos a parkings o cocheras individuales o colectivas de viviendas a través de la acera que se efectuaban en el municipio. La ciudadanía está recibiendo ahora los requerimientos y se les da un plazo de quince días para pagar la tasa.

Ningún pueblo cercano aplica esta tasa

Ante esta nueva e inesperada noticia, usuarios han mostrado al Grupo Municipal Socialista los requerimientos que están llegando a sus hogares y, a través de ellos, el Ayuntamiento les indica la obligatoriedad de pagar la nueva tasa y, de no hacerlo, se les dará de alta de oficio en el censo de vados del municipio, punto que no está reflejado en la ordenanza de 2007. El Grupo Municipal Socialista ha tenido conocimiento de que se han recibido una gran cantidad de placas de vado para ‘empapelar’ el pueblo con ellas.

Obtener un vado en Mojácar ha sido siempre un derecho, no una obligación. Los vecinos están muy preocupados por esta nueva tasa que tampoco especifica si se ha de abonar por “entrada” y, también, por “vado” o se hará de manera diferenciada. En el mejor de los casos y con una entrada de 3 metros lineales, la tasa anual será de 150 euros. Si ponen un vado obligatorio la tasa será de 3 metros x 100 euros, lo que supone una suma de 300 euros más otros 150 de la entrada, que haría la cantidad de 450 euros al año; una verdadera locura.

Ningún pueblo cercano aplica tales tasas y en Mojácar nunca se ha cobrado por entrar o salir de una casa, incluso si se pisa una acera. Para eso está el IBI, para dar servicios urbanos y mantenerlos. Desde el Grupo Municipal Socialista entendemos que no todo vale para sangrar el bolsillo de los ciudadanos.

Cuando se es incapaz de negociar a favor del pueblo, como ha sido el caso de las obras del último tramo del Paseo Marítimo, financiadas con dinero municipal en su mayor parte, claro que se necesita recaudar como sea.

Los socialistas vamos a luchar individual y colectivamente para que se estudie cada caso, interponiendo el recurso de reposición al que tenemos derecho. La alcaldesa, Rosa Cano, se ha sacado de la manga una tasa para sangrar a los ciudadanos y seguir ingresando en el Ayuntamiento del que ella lleva comiendo desde hace más de 30 años y que gobierna como si de su cortijo se tratara despilfarrando y manteniendo su red clientelar.