Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz


Cuando llueve a gusto de casi todos

Emilio Ruiz

El agua es necesaria. El agua de lluvia, doblemente necesaria. Las abundantes lluvias caídas en la provincia de Almería durante los últimos días, y particularmente el pasado fin de semana, vienen a aliviar lo que llevaba camino de ser el peor año hidrológico de la última década. No llegaremos a superar el nivel de precipitaciones del año 2010, en el que se superaron los 350 litros por metro cuadrado, pero es casi seguro que a final de año se superarán los 250 litros. No es el propósito de este comentario discernir sobre el valor del agua que ha caído del cielo estos días. Pese a los puntuales daños producidos, creo que el beneficio supera considerablemente el perjuicio. No es cierto lo que decía Miguel Cabrera en El Mundo del domingo de que “El temporal… deja grandes destrozos en Almería”. No se pueden llamar grandes destrozos a unas pocas inundaciones y media docena de carreteras de escaso tráfico cortadas y con daños poco cuantiosos. El régimen pluviométrico de la provincia de Almería es, desgraciadamente, el que es: escasas lluvias y muy concentradas en determinados días. Esta vez las tormentas han sido más espaciadas en el tiempo y el balance general no es malo. Creo.

Pueblo Laguna, en Vera, el sábado (Foto: Almería Hoy)

No es el propósito, digo, valorar el aspecto del rédito económico de las precipitaciones, sino la disposición mostrada, esta vez, ante posibles catástrofes. Creo que los servicios de prevención provinciales y locales se han esforzado por que el temporal causara el menor daño posible. La estancia en Vera, durante todo el fin de semana, de la delegada del Gobierno andaluz, Gracia Fernández -con los delegados de Fomento, Joaquín Jiménez, y el de Medio Ambiente, Antonio Martínez, así como del jefe provincial del servicio de Protección Civil, Manuel Pasamontes-, al frente de la coordinación de los servicios de prevención trasladó a los vecinos del Levante un gesto de serenidad que en situaciones de temor siempre se agradece. Aún permanecen en nuestro recuerdo los terribles resultados de la última gran tormenta en la zona.

Lo mismo habría que decir de los servicios de prevención locales. Durante los últimos años en prácticamente todos los pueblos del Levante se han organizado estos retenes de emergencias, integrados casi siempre por jóvenes voluntarios. Los grupos de prevención civil de Turre, Los Gallardos, Garrucha, Vera, Mojácar y Pulpí –seguro que habrá muchos más- realizan una loable labor, que en el caso concreto de estos días ha tenido un eficaz resultado al poner desde las redes sociales a disposición de los ciudadanos las últimas noticias  meteorológicas, así como haciendo una magnífica campaña de divulgación de medidas preventivas.

"Muchos alcaldes han aprovechado las redes sociales para informar a sus vecinos de los puntos concretos de peligro"

La fuerza de las redes sociales se ha mostrado en esta ocasión otra vez. Muchos alcaldes han aprovechado sus páginas de Facebook para informar a sus vecinos de los puntos concretos de peligro. Otros, incluso han actuado de reporteros gráficos mostrando los efectos de la lluvia en sus municipios. Geniales los vídeos de Eugenio Gonzálvez, ex alcalde de Gádor; de José Nicolás Ayala Amate, alcalde de Terque; de Cristóbal García Granados, alcalde de Arboleas, y de José Berruezo, alcalde de Armuña, por citar tan solo algunos.

"Magnífica labor realizada por los servicios informativos de Canal Sur, con José Antonio Fuentes a la cabeza, que no se ha dejado conducir por el tremendismo y sí por la templanza"

Por último, permítanme que destaque la labor realizada por los servicios informativos de Canal Sur, tanto de radio como de televisión. Magnífica tarea la del equipo capitaneado por el reportero José Antonio Fuentes. En situaciones como ésta en las que es fácil dejarse conducir por el tremendismo, Fuentes ha transmitido templanza; una templanza no exenta de una magnífica narración de la realidad. La mayoría de las antenas de las emisoras de radio que se sintonizan en el Levante dejaron de prestar servicio al poco de iniciadas las lluvias. Y MoviStar aún continuaba en la mañana de ayer con seis postes fuera de servicio. Canal Sur Radio sí aguantó el tipo. La información, puntual, que nos ha ofrecido merece un reconocimiento.