Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz


Almería vista desde el Cable Francés

Lola González
Periodista

Dicen los que han recorrido los 310 metros del Cable Francés, prácticamente el doble de lo que mide el Cable Inglés y un poco menos de lo que se adentra en el mar el Muelle de Levante, que muestra una mirada absolutamente diferente de la ciudad. Pues esa mirada es la que quiere poner en valor el Ayuntamiento de Almería siguiendo los pasos del Highline de Nueva York, de donde toman la idea.

El Cable Francés, en una foto de los años veinte

Este gran paseo marítimo contaría con una longitud de 310 metros dividido en tres tramos, el primero de ellos de 123 metros que data de 1918, un segundo tramo de 105 metros y también de 1918, y un tercero con 85 metros construido en 1975. En sus zonas más estrechas contaría con 9 metros y en las más anchas con 12, con lo que desde el Ayuntamiento consideran que hay margen para reconvertir este cargadero minero en espacio de ocio. Además, al encontrarse en el entorno de la actuación del proyecto puerto-ciudad se podría convertir en la primera de las ideas que se plasmara en una realidad.

El Cable Francés fue la consecuencia de las pésimas relaciones de dos empresas británicas que explotaban mineral de hierro en la zona de Alquife. The Alquife Mines llevaba varios años trabajando y había construido el Cable Inglés, mientras que la Bairds Mining llegó sobre 1915 y no encontró colaboración alguna por parte de la primera. Tan grande fue el enfrentamiento que la Bairds Mining tuvo que construirse un ramal de ferrocarril distinto al que la Alquife Mines utilizaba en La Calahorra.

"El nombre de Cable Francés se acuñó en 1929 cuando la empresa fue adquirida por la Compañía Andaluza de Minas, de capital francés"

Tampoco hubo acuerdo en el cargadero, de forma que la nueva empresa construyó el suyo a 650 metros de donde estaba situado el Cable Inglés. El nombre de Cable Francés se acuñó en el año 1929 cuando la empresa fue adquirida por la Compañía Andaluza de Minas, de capital mayoritariamente francés, que sería la titular de la explotación minera hasta el cierre de operaciones en el año 1997. Un año antes se realizaron los últimos envíos de mineral de hierro a través del cargadero almeriense.