Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


Déficit democrático en el Ayuntamiento de Garrucha

Adolfo Pérez López
Exalcalde de Garrucha por el PP

Es frecuente toparse en los medios de comunicación con denuncias del concejal independiente del Ayuntamiento de Garrucha Bernardo Simón a propósito de la resistencia de la alcaldesa socialista, María López, a facilitarle información sobre algún asunto del municipio, en ejercicio de su labor de control sobre el equipo de Gobierno. La resistencia de los alcaldes a dar información a la oposición es cosa corriente, lo que ya le ha costado a más de uno su buen disgusto en los juzgados.

Ayuntamiento de Garrucha

Ejemplo de esa resistencia de la alcaldesa lo tenemos cuando el 12 de noviembre de 2015 el concejal Bernardo solicitó examinar los expedientes relativos a unos acuerdos municipales. Y resultó que ocho meses después, el 17 de julio de 2016, la Junta de Gobierno acordó acceder a lo solicitado por el concejal, estando uno de ellos incompleto, según denuncia del mismo.

Según parece, el concejal Bernardo pone de los nervios al equipo de Gobierno socialista cuando, en el ejercicio de su derecho, solicita información sobre diversos asuntos municipales (cuentas, contratos laborales, parking del centro médico, etc.). Lo mismo sucede cuando publica por internet la gran cantidad de fotos que muestran la suciedad en las vías públicas o indican los desperfectos y abandonos existentes en diversos lugares del núcleo urbano.

La tenacidad de esta campaña del Giga es muy beneficiosa para el ornato del pueblo, campaña que espolea al equipo de Gobierno para no dormirse en los laureles. La buena labor de la oposición es algo que siempre agradecen los ciudadanos. Aunque justo es decirlo, hay algún que otro tema en los que la oposición de Garrucha en su conjunto mira para otro lado, cosa que no se comprende, o sí.

Como digo, es lógico suponer que la constancia de Bernardo en su labor opositora altere el reposo del gobierno socialista, máxime con la publicación de las dichosas fotos que ponen al descubierto los continuos fallos y carencias de la labor municipal. Tal situación ha supuesto que hayan buscado el modo de desacreditar al concejal y deteriorar su imagen política con exabruptos fuera de tono y sin venir a cuento; algo contrario a la cortesía que debe presidir el trato entre los miembros de la Corporación municipal. Un claro contraste a como el concejal Bernardo se comporta con ellos.

Como la alcaldesa sabe que desde el Ayuntamiento no es de recibo tratar a un concejal de cualquier manera se han valido de una artimaña para atacarle. La artimaña consiste en que los dirigentes socialistas locales buscan el descrédito de Bernardo mediante internet, actuando como si lo hicieran desde el Ayuntamiento. Me explico, resulta que desde  la página de internet del PSOE local, el 20 de octubre último se dirigen directamente al concejal Bernardo al que informan sobre asuntos municipales por los que se ha interesado. Pero lo llamativo es que se apropian de la representación del Ayuntamiento dando pelos y señales de datos concretos sobre asuntos por los que se interesa el concejal, o sea, como si los expedientes estuvieran en la sede socialista y no en el Ayuntamiento. (La página de internet se titula: “Socialistas de Garrucha” / Facebook.).

La nota socialista se inicia con un preámbulo nada amistoso hacia Bernardo. En el punto primero, referido a contratos de personal efectuados por el Ayuntamiento, textualmente le dicen así: “Ya le hemos comunicado al menos en cuatro ocasiones, por escrito y en los plenos …”.Según esto, se le contesta al concejal desde la sede del PSOE sobre algo que él ha solicitado al Ayuntamiento. En el punto segundo de la nota le dicen a Bernardo: “Que el contrato relativo a la señalización y publicidad está a su disposición en las oficinas municipales tal y como le hemos comunicado en varias ocasiones … “. O sea, desde la sede del PSOE le comunican al concejal que el contrato por el que se interesa lo tiene a su disposición en las oficinas municipales.

Sobre la situación del parking del centro médico, en el punto tercero de la nota le contestan así a Bernardo: “Por último, el Parking situado en los bajos del Centro Médico, informamos que existe expediente abierto en 2002, proyecto de obras con licencia del año 2002 (realizado por el arquitecto Ginés Ridao), existe proyecto de instalaciones para aparcamiento visado en 2003. En estos momentos estamos terminando de recabar la información necesaria para emitir los informes que usted solicita, debido al tiempo transcurrido (2002 – 2016). A sus disposición en dependencias municipales tiene el Proyecto de Obras, de instalaciones y de licencia.” Con este despliegue informativo parece como si la gestión del arreglo del parking corriera a cargo de la Ejecutiva local del PSOE y el expediente lo tuvieran en su sede y no en poder del secretario del Ayuntamiento.

No me resisto a comentar la pamplina de los 14 millones. En su intento de desacreditar la labor del concejal Bernardo, los dirigentes socialistas dicen en su nota de internet: “Pensamos que su único fin no es otro que el de crear polémica tal y como hicieron en su momento con la pamplina de los 14 millones”. Se refieren a la polémica surgida a raíz de que el PP denunciara que los socialistas habían dejado al Ayuntamiento endeudado en 14 millones de euros cuando perdieron el gobierno municipal en 2007. Al respecto no parece que se tratara de una pamplina tal cantidad de dinero, ya que la veracidad de la enorme deuda fue confirmada por una auditoría efectuada por auditores universitarios. Asimismo, está el hecho real de que el alcalde Andrés Segura se negó a firmar los documentos de las cuentas finales de su mandato para el traspaso a la nueva Corporación. De igual manera es real que el alcalde Juan Francisco publicó la lista de acreedores a los que se les debía ese dinero y ninguno de ellos desmintió su presencia en ella (la lista).

Es bien sabido que la oposición tiene todo el derecho a recibir del Ayuntamiento la información que solicite sobre asuntos municipales para el ejercicio de su función de control, la información deberá ser facilitada sin dilación y con el debido respeto, sin malos modos. Eso es lo legal y democrático. Sucede que cuando la oposición coge a un alcalde (sa) con el “carrito de los helados” los nervios afloran, siendo entonces el momento de demostrar el fair play que se tiene. Lo que no puede ser es que el concejal Bernardo haya denunciado públicamente que la alcaldesa María López ha convertido en costumbre negarle la información que solicita, razón por la que ha dicho que lo aboca a ir al juzgado.

Finalmente decir que se puede verificar cuanto digo en este escrito en la página correspondiente de internet antes citada. Y hasta otra.