Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


Sarah Lark, el éxito global de una escritora que ama a los caballos

Antonio Torres
Director de Canal Sur en Almería

Es un privilegio para la localidad almeriense de Los Gallardos que la novelista conocida en el mundo entero como Sarah Lark resida en su término municipal. Es una enamorada de esa tierra de acogida y muy especialmente de Turre y Mojácar. En Almería decidió quedarse. Estos días disfruta de su último éxito que barrerá en Navidad. La leyenda de la montaña de fuego. Trilogía del Fuego III ya camina por el mundo entero. Ha sido, desde hace 10 años,  la confirmación de su éxito editorial con una venta inaudita de más de tres millones de libros.  Su identidad se refuerza en su vestimenta. Casi siempre que te la encuentras va acompañada de un colgante con  la figura del Indalo.

Sahah Lark, en su finca de Los Gallardos

Sarah Lark cuenta en la zona del Molino La Higuera con una granja de caballos, un centro de hipoterapia que dirige de forma altruista con dos colaboradores. Su formación está relacionada con los estudios de Magisterio y Psicología, periodista y guía turística. Eso le permitió enamorarse de la cultura y el paisaje de Nueva Zelanda. De hecho sus éxitos tienen el plus de la vida de los maoríes y la colonización de ese gran territorio. Las novelas tienen sello y fascinación por Nueva Zelanda, una constante de sus libros de los que ha vendido más de tres millones de ejemplares con traducción a 20 idiomas.

El terreno donde se desenvuelve Sarah en la actualidad, en Los Gallardos,  parece la selva. Caballos que son acariciados, equinos, perros, gatos, llanas y al fondo el Río Aguas que divide los términos municipales de Turre y Los Gallardos. El amor por los equinos con los que “dialogo y saco argumentos para las novelas” se debe a sus sueños frustrados de estudiar veterinaria. Los animales le fascinan. El periodista acaricia a una de las llamas, mamífero doméstico, procedente de los pueblos andinos de Perú. Sarah me advierte que no tema nada porque sus llamas no escupen.

La pasión por los caballos, sobre lo que ha escrito más de 150 libros, viene de su niñez y de la educación que le dieron sus padres. El pasado miércoles comentó a Rocío Amores, de Canal Sur, y a este periodista que la primera palabra que dijo fue caballo y que su infancia fue feliz.  Hija única,  padre comisario de policía en Westfalia, ciudad con el río Wupper, muy diferente a los secos ríos de Almería. Los dos países que más le atraen son España y Holanda.

Durante la conversación le pedimos opinión sobre el Brexit y la situación en Reino Unido: “Yo me siento vecina de Europa”, afirma con rotundidad, “y  pienso que la Unión Europea es la mejor idea que ha tenido el continente europeo. Estoy muy triste por mis amigas inglesas y considero que para Inglaterra es una catástrofe”.

Su verdadero nombre es Christiane Gohl (Westfalia, 1958) y escribe bajo los seudónimos de Sarah Lark, Ricarda Jordam, Elisaberth Rotenberg, Leonie Bell y Stepnajie Tano.  La leyenda de la montaña de fuego es la última de sus 300 obras.  Desde Los Gallardos  recrea la colonización de Nueva Zelanda en trilogías que empezaron con El País de Nube Blanca y que todas se han convertido en rotundos éxitos de ventas. Su verdadero nombre, Christiane Gohl, fue reemplazado a petición de los editores alemanes por ser identificado como la mujer de los caballos en referencia a los más de 150 libros sobre equitación, aunque algunos de ellos los firmó con otros nombres.

El Molino de la Higuera sigue siendo el epicentro de la imaginación y creatividad de Sarah Lark. “Aquí mi vida es muy pacífica”, asegura desde el cuarto pequeño, humilde, con unos cuadros de caballos, pocas fotografías, una cama para descansar,  dos ordenadores, uno para escribir y otro como servicio de documentación. Un talento que no alardea para nada de sus millonarios éxitos de ventas.