Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


El modelo Cajamar de apoyo al sector agroalimentario

Andrea Villarino

El modelo de innovación que potencia Cajamar se basa en el contacto permanente entre los distintos agentes de la cadena agroalimentaria y tiene como objetivo fomentar la competitividad del sector mediante la incorporación de latecnología, la capacitación profesional y las prácticas sostenibles. Cajamar viene impulsando durante más de 40 años este modelo de innovación orientada a la cultura emprendedora en un sector tan diverso y con tantas posibilidades como es el de la agroalimentación. Aunque comenzaron especializándose en hortofruticultura mediterránea, en los últimos años han ido consolidando un planteamiento multisectorial que tiene repercusión en distintos sistemas productivos locales.

Transformar los recursos económicos en conocimiento

Transformar los recursos económicos en conocimiento y el conocimiento en valor. La competitividad de las empresas agroalimentarias españolas depende en buena medida de su capacidad innovadora y del acceso al conocimiento. A través de la investigación pueden transformarse los recursos económicos en conocimiento, pero es la transferencia de este conocimiento y su aplicación práctica lo que consigue que el conocimiento se transforme en valor y competitividad empresarial. Así se concibe desde Cajamar la innovación y conforme a ello se aplica su Fondo Social Cooperativo, que difunde y promociona el modelo cooperativo.

En línea con esto, Cajamar pone a disponibilidad de los profesionales distintas herramientas de apoyo destinadas a la generación de conocimiento, la transferencia de la innovación y la formación técnica y académica.

Entre estas herramientas destacan los dos centros experimentales que la entidad tiene en Almería y Valencia, que representan de forma tangible el compromiso de Cajamar con la formación y la transferencia del conocimiento. Estos centros, que cuentan con más de 20 hectáreas de superficie, abordan proyectos de investigación aplicada y desarrollo de nuevas tecnologías de producción que prestan especial atención a la difusión de los resultados obtenidos.

Tanto en la Estación Experimental de Cajamar en El Ejido (Almería), abierta en 1975, como en el Centro de Experiencias Cajamar en Paiporta (Valencia), puesto en marcha en 1994, confluyen las demandas de los productores, el conocimiento científico-técnico aplicado y los nuevos desarrollos empresariales en la economía real. Además de estar en contacto directo con los agricultores, distintas empresas, entidades, instituciones académicas y centros tecnológicos colaboran con Cajamar para reforzar y ampliar los trabajos de investigación en el contexto del programa europeo Horizonte 2020.

La estación de El Ejido fue abierta en 1975

Estos centros cuentan con un amplio equipo técnico e investigador especializado en agricultura de vanguardia, que es el encargado de atender a los profesionales que participan en las actividades. Asimismo, cuentan con acuerdos de colaboración con 65 empresas y asociaciones empresariales, y 25 centros de investigación y organismos públicos.

Las actividades de estos centros se estructuran en tres áreas: agrosostenibilidad, tecnología de invernaderos, y alimentación y salud; además de realizar una labor de coordinación y transferencia para trasladar los resultados del trabajo a los agricultores y las empresas.

El área de agrosostenibilidad se dedica a la optimización en el uso de los recursos para lograr mayores rendimientos y a la utilización de tecnologías y modelización de cultivos para que la toma de decisiones se base en parámetros medibles y objetivos.

El área de alimentación y salud trabaja para poner en valor los componentes bioactivos de los alimentos y las técnicas que mejoren el comportamiento poscosecha de los frutos. También están estudiando cómo los microorganismos pueden contribuir a mejorar la respuesta de las plantas para absorber nutrientes y agua, defenderse de plagas y enfermedades y resistir condiciones climáticas e hídricas adversas.

Por último, el área de tecnología de invernaderos, en la que Cajamar es un referente mundial, trabaja para desarrollar sistemas de bajo consumo energético, robotización y automatización de procesos, incorporación de energías renovables y  mejora de los materiales de cerramiento.

El trabajo en estos centros se complementa con la formación y el análisis económico a través del Servicio de Estudios Agroalimentarios, la Escuela de Consejeros Cooperativos y la Red de Cátedras Universitarias, estas últimas implantadas ya en 7 universidades españolas.

Líderes en apoyo al sector agroalimentario. De cara al futuro, los principales intereses de Cajamar se centran en el uso intensivo de la tecnología, la generación de valor añadido,  la eficiencia en el aprovechamiento de los recursos disponibles y la diferenciación comercial como principal herramienta competitiva.

Los centros Cajamar en cifras. Desde los años 80, Cajamar es la primera caja rural y la primera cooperativa de crédito española, que cuenta con más de 1,4 millones de socios y 4 millones de clientes en 42 provincias. Como corresponde a una entidad centrada en el desarrollo local y el mundo agroalimentario, Cajamar presta especial atención a la actividad financiera familiar, los profesionales autónomos y las pymes, ya que conforman la estructura fundamental del tejido productivo español.