Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


Almería resiste los efectos del ‘Brexit’

Antonio Fernández
Periodista


El jueves 23 de junio de este año los británicos acudieron a las urnas para decidir si querían seguir perteneciendo a la Unión Europea o no. Finalmente el resultado abría la puerta a la salida de los ingleses del sistema, lo que se denominó el Brexit. La decisión, que aún no se ha hecho efectiva, levantó una oleada de temores y de recelos, sobre todo para aquellas empresas y producciones que acudían al mercado británico con regularidad. Y entre ellos el sector hortofrutícola, que tiene en las Islas uno de sus primeros clientes.

Productos de Agrupaejido

La primera de las consecuencias del Brexit fue una fuerte depreciación de la moneda inglesa, la libra esterlina, lo que alentó los temores sobre las repercusiones de aquel referéndum. Sin embargo los datos de los últimos meses han desmentido las previsiones pesimistas, si bien casi exclusivamente en el caso de Almería y su sector hortofrutícola. Los resultados de las exportaciones al Reino Unido en los dos primeros meses desde el Brexit reflejan un descenso en el volumen de las ventas del conjunto de las provincias andaluzas cifrado en un 6,6 por ciento, un dato que para la Junta de Andalucía es preocupante.

Pero el resultado cambia cuando lo que se ponen sobre la mesa son los datos que presentan las exportaciones almerienses a aquel país, ya que en esos dos primeros meses no sólo no bajaron las ventas sino que se registró un incremento de las mismas del 4,6 por ciento con respecto a los mismos meses de 2015. Si el dato se aplica sólo a las hortalizas almerienses, el incremento de las ventas al mercado inglés alcanza el 10%.

Para el gerente de la Asociación de Cosecheros Exportadores de Productos Hortofrutícolas de Almería (Coexphal), Luis Miguel Fernández, el secreto de este éxito comercial hay que buscarlo en el carácter dinámico y previsor de las empresas de la provincia, que han sabido adelantarse a los problemas. Una de las acciones emprendidas por buena parte de las empresas comercializadoras, desde la CASI a Agroponiente, Augrofresh, Vicasol o Única Group, por citar a algunas de las que mayor presencia tienen en el mercado británico, es negociar antes del inicio de la actual campaña, recién aprobado el brexit en referéndum, los nuevos contratos de suministro.

Si antes de aprobarse el Brexit más de la mitad tenían los contratos en libras, a partir de ese momento se apresuraron a firmarlos en euros, “lo que ha supuesto básicamente disponer de mucha mayor estabilidad para toda la campaña”. El resultado de esa previsión es que, a la espera de que el Brexit sea definitivo, más del 90 por ciento de los contratos firmados entre las empresas almerienses y los grandes grupos de distribución del Reino Unido, casos de Tesco, Waytrose Asda o IPL (que trabaja con el grupo Asda), se han firmado con el euro como moneda de pago, evitando así que se vean afectados por las fluctuaciones que se están produciendo en el mercado monetario inglés.

Una segunda razón es que el sector hortofrutícola almeriense goza de una muy buena posición en el mercado del Reino Unido porque desde hace muchos años se produce específicamente para ellos, siguiendo protocolos comunes y buscando la máxima calidad tanto en los sistemas productivos como en los productos que consumen.