Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


Socialistas buenos y malos

Emilio Ruiz

Durante ayer y hoy, y posiblemente mañana -y el otro, y el otro y el otro-, proliferarán quienes clasifiquen a los militantes socialistas en dos grupos: el de los buenos y el de los malos. Como es natural, cada clasificador utilizará sus subjetivos criterios para colocar a cada uno en un lado o en otro. Pues bien, en esta crisis no existen los socialistas buenos y los socialistas malos. Todos son buenos, si bien unos pueden discrepar de otros en la forma en que el partido debe posicionarse en la actual situación.


El lío en el que se ha enredado el PSOE es tremendo. Pero en ocasiones situaciones complejas solo se resuelven con una catarsis. Éste puede ser uno de esos momentos. Es positivo que cada militante, cada simpatizante o cada elector socialista –incluso quien no es nada de esto- se posicione ante la crisis, pero nunca es el momento de entrar en descalificaciones -y menos, en insultos- hacia quien piensa de otra forma.

Una vez más hay que recurrir a la historia: el PSOE ha pasado por muchos momentos de dificultad, incluida la clandestinidad. Éste es otro momento delicado. Las consecuencias de la situación actual pueden resultar desastrosas, pero es lo que se ha querido y es lo que los electores han dado. No debemos olvidar que Pedro Sánchez puede ser un problema -yo, aquí, para no tomar partido, ni lo afirmo ni lo niego, aunque, como es lógico, tengo mi propio criterio-, pero Pedro Sánchez no es 'el' problema. El problema del PSOE es mucho más profundo y excede de nombres propios. Tiene más que ver con la pérdida de confianza de los ciudadanos hacia un proyecto político que cada vez ilusiona menos.