Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


Nueva reunión para dar solución al Mesón Gitano

Noelia Lázaro
Periodista

El próximo lunes los técnicos del Ayuntamiento de Almería y de la Junta de Andalucía se darán cita para abordar el documento de propuestas de solución a la situación actual en la que se encuentra el Mesón Gitano. Así se acordaba en el Consejo de Administración de la entidad Almería Urban, encargada de dirigir estos trabajos, celebrada ayer. La relación entre los técnicos de ambas Administraciones se han intensificado en las últimas semanas, después de la reunión mantenida entre el alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, y la consejera andaluza de Cultura, Rosa Aguilar, el pasado 16 de agosto y cuyo propósito era, precisamente, desbloquear la situación en la que se encuentra este inmueble ubicado en la falda del Conjunto Monumental de La Alcazaba.

Buscándole una solución / Foto: La Voz de Almería

El documento, que ahora será trasladado en papel, se ha trabajo por ambas partes a través de medios telemáticos. De este manera, las soluciones a los problemas de impacto visual sobre La Alcazaba pasarían por rebajar el muro de la escalinata que da acceso por Poniente al Mesón, eliminar un metro de valla en la entrada de la parte de Levante y mejorar el aspecto paisajístico de la zona que hay en la parte trasera junto a las viviendas, convirtiéndola en zona verde.

La finalización de la primera fase del Mesón Gitano ha sido fruto de numerosas confrontaciones entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de la capital. Precisamente la última  controversia se produjo en torno a unos 200 metros de espacios libres ubicados junto al torreón, al final del propio edificio, que  el consistorio cubrió con hormigón para adecentar este  acceso.

La aprobación de las modificaciones ahora propuestas por parte de la Comisión de Patrimonio, dependiente de la consejería de Cultura, es clave dado que de ella dependen la finalización del interior del edificio y la puesta en valor de los restos encontrados, unos permisos que urgen se hagan efectivos antes de marzo para poder cumplir con los plazos y justificar la subvención procedente de fondos de la Unión Europea.