Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


Cepsa pone en venta su participación en el gasoducto de Almería

Emilio Ruiz

Medgaz, la segunda empresa almeriense por volumen de facturación –la primera es Cosentino-, con unas ventas que superan los 200 millones de euros y activos de más de 800, puede sufrir cambios importantes en su accionariado. En la actualidad la totalidad del capital social de la empresa con domicilio social y fiscal en Almería se distribuye entre tres empresas internacionales: Sonatrach (43 %), Cepsa (42 %) y Gas Natural Fenosa (15 %). El socio que quiere desprenderse de sus acciones es Cepsa, la petrolera española propiedad desde 2011 de IPIC (International Petroleum Investment Company), una sociedad constituida por el Gobierno del Emirato de Abu Dhabi.

Por el gasoducto de Almería llega la mayor parte del gas que se consume en España

IPIC ha contratado a Banco Santander para que le busque un comprador. La operación puede rondar los 320 millones, conforme a la valoración de las últimas transacciones de acciones realizadas. El 'holding' del Golfo Pérsico justifica su decisión por los problemas financieros por los que atraviesa Cepsa, que el año pasado perdió 1.040 millones de euros, debido principalmente a la caída del precio del petróleo. Según informa ‘El Confidencial’, también se explica la decisión por las frías relaciones con el Gobierno de Mariano Rajoy, al que critican por facilitar la instalación en España de una refinería de Irán. IPIC se ha deshecho en los últimos meses de otras inversiones en España. A principios de este año ha traspasado su participación del 9,15 % en CLH al fondo de capital riesgo Borealis por cerca de 300 millones y está a punto de cerrar la operación de venta de la Torre Cepsa, del Paseo de la Castellana de Madrid, a Amancio Ortega por una cantidad que ronda los 500 millones de euros.

El gasoducto de Medgaz, cuya terminal está situada en el puerto de Almería, es la principal fuente española de abastecimiento de gas. Según se ha conocido, este mismo mes el gasoducto ha llegado a estar hasta seis días sin operar, sin que se conozcan los motivos. Enagás, el gestor técnico del sistema gasista, publicó una nota en su página web bajo el título "Interrupción no programada en las entradas de gas por la conexión internacional de Medgaz/Almería". En la nota, Enagás informaba de que, desde el jueves, 8 de septiembre, el caudal del hidrocarburo procedente de Argelia y entregado en la terminal de Almería, comenzó a descender, "siendo nulo durante varias horas del viernes 9 y sábado 10 de septiembre y durante las tres jornada siguientes". A continuación especificaba que "la empresa Medgaz informa que dicha interrupción de suministro se debe a un problema técnico en origen y ajeno a Medgaz". La incidencia no ha tenido consecuencias en la distribución porque la demanda de gas es baja en estas fechas.

El gasoducto submarino que lleva gas natural de Argelia al sur de Europa a través de Almería tiene 210 kilómetros de largo y ha cumplido cinco años. La infraestructura es la primera de su tipo construida a más de 2.000 metros de profundidad en el mar Mediterráneo. Su vida útil supera los 50 años. Transporta el gas natural desde Beni Saf hasta Almería. Canaliza el 25 % del gas natural que consume España y el 15 % que exporta Argelia. Ha suministrado ya 24 millones de metros cúbicos. La utilización marcó valores récords en diciembre de 2015 cuando alcanzó el 98% de su capacidad nominal. Medgaz da empleo a un centenar de personas entre los dos países en los que opera. La mayor parte de la plantilla opera en las instalaciones de Almería.

La empresa Sociedad para el Estudio y Promoción del Gasoducto Argelia-Europa vía España, S. A. (Medgaz) se constituyó en el año 2001. A finales de 2009 trasladó su sede social y domicilio fiscal a Almería.  En 2015 registró un beneficio de 71,98 millones de euros, un 17% más que en el ejercicio anterior, que dedicó íntegramente al reparto de dividendos. La compraventa de acciones de este tipo de sociedades suele ser una práctica frecuente en los mercados internacionales. El cambio en el accionariado no tiene especial incidencia en el habitual funcionamiento de la sociedad.