Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


La propuesta del arquitecto Guillermo Langle

Juan Folío
@opinionalmeria

El arquitecto Guillermo Langle anda estos días en Facebook lanzando una idea que aún no ha tenido eco en los responsables institucionales, pero que no tiene nada de descabellada. Su propuesta es que la Puerta de Purchena recupere la presencia visible del Castillo de San Cristóbal, como era hace años.

Para ello, dice Langle, habría que comprar el edificio "de marras" (donde estaba el antiguo restaurante El Rincón de Juan Pedro, que es el que tapa esa vista) y derribar sus 8 plantas superiores. “He visto que hay dos viviendas por planta, luego habría que comprar 16 viviendas, que pongamos valgan a 150.000 euros cada una. No llegaría a 2,5 millones de euros el coste de esta operación de cirugía estética urbana puntual. No es especialmente cara la operación, si se mira la mejora de la imagen y no solo urbana para Almería”.

El edificio que habría que demoler es el que hay situado al fondo de la
farola inclinada, justo en el centro de la fotografía

Foto tomada del mismo lugar de la foto anterior, pero con un plano más elevado

En esta foto antigua de Almería, tomada desde el mismo punto de la Puerta de Purchena se puede observar el castillo de San Cristóbal

Según Langle, “cada año, o cada cuatro años si se quiere, se podría llevar a cabo una sola operación de cirugía reparadora de la ciudad actual. Igual es mucho pedir. No es imposible, es razonable pedirlo. Y a ese ritmo, que a muchos nos parecería cansino, como el triste trote cochinero de Khedira, se tardarían igual 100 años en dejar Almería igual de guapa que era hace 100 años, paradójicamente, pero mucho más moderna y concienciada”.

El arquitecto de Diputación considera que la idea “es recuperar una vista hermosa que debió haber sido protegida en su día por un edificio que se coló como un gol en propia puerta. Hay que anularlo, no fue válido. Nos va a costar, pero en algo hay que creer. Ah, y sobran el nº de plantas que la vista del Castillo exige, ni una más ni una menos. Y juraría que son 8 las que sobran”.