Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


Sobre mi renuncia a ir en las listas al Congreso

David Bravo
Exdiputado de Podemos por Almería

La renuncia de David Bravo a ser incluido como candidato de Podemos para las próximas elecciones generales aún sigue dando que hablar. Sobre las causas de dicha renuncia se ha escrito bastante, y hay quienes manifiestan su acuerdo y su desacuerdo. Berta González de la Vega elogia en un artículo en El Mundo (que reproducimos y que puedes leer en la fuente original pinchando aquí) la actitud de David Bravo, y éste recoge de esta forma en las redes sociales su reacción al artículo de la periodista:

David Bravo, en su escaño en el Congreso

Hoy El Mundo saca un artículo bastante elogioso sobre mis razones para renunciar a ir en las listas para el Congreso por tener que ver con la crianza de mi hijo. Me ha hecho ilusión leerlo y lo agradezco de verdad, pero quisiera hacer al respecto un comentario:

Insisto en que las mujeres vienen haciendo este mismo sacrificio desde hace décadas sin que a nadie se le mueva una ceja, supongo que por considerarse que es su exclusiva y natural obligación y, en nuestro caso, una generosa y heroica concesión.

Mi caso no debe servir para dedicarme un artículo, sino para poner sobre la mesa la encrucijada en la que se encuentran muchas mujeres a diario para lograr la conciliación laboral y la maternidad. Es decir, reconocer, de una vez por todas, el sacrificio rutinario, habitual y absolutamente normalizado que hacen miles de mujeres a diario en todo el mundo, sacrificio que, al parecer, solo es digno de aplauso cuando lo hace un hombre. (Facebook)

El concilio laboral
Berta González de Vega

Podemos nos ha regalado dos estampas esta legislatura que han puesto la conciliación -posibilidad de tener vida al margen del trabajo- en el foco de un debate que ha recogido Mariano Rajoy para, súbitamente, hacerse el presi enrollado, con una propuesta muy de Ciudadanos: el cambio de horarios cañís españoles. No es un mal dato para los que huimos del catastrofismo: Podemos monta el número, Ciudadanos estudia y el PP pretende ponerse la medalla. Estupendo. El PSOE dice a todo que sí. Concilio laboral primero.

La primera de las escenas fue la de Carolina Bescansa y su bebé buenísimo en el Congreso. Aquello reveló aspectos interesantes de la gurú demoscópica de Podemos: no cree que la teta durante muchos meses esclavice a la mujer, le gusta el clasicismo español en la ropa de bebé, como a la Duquesa de Cambridge y, como ésta, también dispone de una nanny. Como debe ser, dirá una abuela de toda la vida. Como querrían muchas, suspirarían las obligadas a dejar a los bebés en guarderías con cunas, llantos y mocos. La segunda estampa, sin embargo, ha pasado más desapercibida. David Bravo no repetirá como número 1 de Almería porque tiene que cuidar a su hijo. Cada vez hay más hombres así y no los hacemos visibles.

El otro día, lavando el coche, unos hombres me miraron mal. No había quitado del todo el barro de los bajos con el chorro a presión. Empecé a mirarles yo. La colección de bayetas. Los sprays para el salpicadero. La destreza con el aspirador. Me vino aquel anuncio que recordaba a los hombres que, si podían ser tan aplicados en la limpieza del coche, quizás pudieran probar con la lejía en el retrete. Seguro que sí. No hay nada genético que impida también preparar meriendas o ir al parque. Otra cosa ya es lo de la necesidad o no de hacer las camas.

David Bravo ha probado la vida en el Congreso. Seguro que ha habido tensiones familiares. Tiene custodia compartida de su hijo. Esa fórmula se va imponiendo en las separaciones más civilizadas y, todo hay que decirlo, con más medios económicos, donde no hay guerra por el piso de 70 metros. Prospera en parejas en las que hay consenso sobre la necesidad de no cercenar las posibilidades laborales de ninguno y que ambos se sacrifiquen o disfruten por igual de sus hijos. O sea, una fórmula que prima la igualdad y la libertad de la mujer. Pero muchos prefieren ilustrar todo este debate con el bebé de Bescansa y no con el convenio de separación de David Bravo, al que no le falta trabajo de abogado. Quizás también eso haya pesado en su decisión. Tiene otra vida al margen de la política. Hay muchos que pelean por ir en las listas que no quieren conciliar: viven sólo para el partido. No les quitemos mérito. David Bravo ha descubierto que eso es muy sacrificado. Él ha calificado de «mundana» las razones de su retirada de la lista y ha dicho que es lo que hacen las mujeres muchas veces. Precisamente por eso, su gesto hace más por la igualdad que el de Bescansa. Lo siguiente podría ser ver a un padre dar un biberón, contra los consejos de la Liga de la Leche. Progresamos.