Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


Ministra a la fuga

Miguel Ángel Vázquez
Portavoz del Gobierno de Andalucía


¿Qué temía Fátima Báñez para dar plantón a la comisión de investigación sobre los cursos de formación del Parlamento de Andalucía? ¿Quien se esconde es porque tiene algo que ocultar? Estas y otras preguntas quedan en el aire después de la espantá de la ministra de Empleo a la cita de la cámara autonómica. Báñez se escudó en un informe del Consejo de Estado, no vinculante, para hacer mutis por el foro.

Fátima Báñez

La protesta de los partidos ha sido unánime, salvo del Partido Popular como era de esperar. La decisión de la ministra supone una falta de respeto al Parlamento y una burla a los andaluces, y más viniendo de una política que es de esta tierra. No se trataba de controlar sino de conocer su opinión sobre un procedimiento que era igual en toda España, sobre el diferente trato que está recibiendo Andalucía cuando hay incidencias idénticas en otras nueve comunidades e incluso en la Administración General del Estado, según dos informes del Tribunal de Cuentas de España, o sobre algún otro asuntillo espinoso.

Si no compareció es porque no le dio la real gana y escurrió el bulto con un informe encargado por el propio Ministerio. Todos los partidos, salvo el PP, han pedido a los letrados del Parlamento que analicen si la ausencia podría tener consecuencias legales por un posible delito de desobediencia, de acuerdo con el artículo 502 del Código Penal.

Al margen de la controversia jurídica, dos conclusiones: una, la fuga de Báñez ha dejado una vez más al descubierto las mentiras del PP sobre la formación en esta comunidad, y dos, el presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, se queda con la cara partida: anunció que Báñez daría una gran sorpresa con sus explicaciones y al final sólo hemos tenido una road movie titulada ‘Ministra a la fuga’. ¡Qué ojo clínico!