Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


El general José Julio Rodríguez y Almería

Kayros
Periodista

Estoy sorprendido ante el tratamiento que recibe estos días el general exjefe del Estado Mayor de la Defensa por una buena parte de la prensa almeriense. La noticia es haberse presentado como candidato al Congreso de los Diputados en calidad de independiente por Podemos. Y rugió la marabunta mediática. Su primer choque tuvo lugar con las listas de Izquierda Unida. Los posibles ocupantes de esas listas se sintieron postergados por un “cunero”, como ellos dicen.

Julio Rodríguez, en El Algarrobico

Es cierto que Almería padece en su historia una invasión de diputados cuneros desde principios el siglo XIX hasta nuestros días. Pero aunque otra cosa parezca, todo cambia con el paso de los años y de las distintas formas de organización política. Ya no hablamos tanto de aquel caciquismo bruto que compraba los votos del pueblo analfabeto por un duro y un boye de picadura. Ahora la gente sabe mucho más y también son más cultos los propios candidatos.

Si ustedes han leído la mayoría de las críticas que se le han hecho desde aquí al general del Aire casi todas ellas parten de un supuesto inicial: el desconocimiento que los políticos “paracaidistas” tienen de esta provincia. Como no nos conocen, no pueden ejercer con solvencia su papel de voceros reivindicativos de los almerienses. ¿Se puede defender esta teoría en la hora de la globalización y del boom de las tecnologías comunicativas? ¿Qué tiempo le costará al candidato cunero ponerse al corriente de nuestros principales problemas?

Hemos ironizado bastante con el tema del AVE y las matronas pero el general podría haber escogido el tema del agua o de la educación. Para mí que la gran discusión arranca de otra parte. La madre del cordero reside en Podemos. Si el general hubiera preferido apuntarse al Partido Popular quizá no habría tanta critica adversa. No se hubiera hablado tanto de antisistema ni de Venezuela.

Hay una tendencia nada disimulada de la derecha española por sembrar el pánico. Creen que Podemos instalará a Maduro en la Moncloa. “Podemos es una sucursal chavista”, dice Albert Rivera. ¡Hombre, no! La paralización del AVE no es culpa de los diputados de izquierda. Fue este Gobierno con el silencio irresponsable de los políticos almerienses del PP.