Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


La insolencia de viajar en tren desde Almería

Miguel Cazorla
Portavoz de Ciudadanos

Reivindicación, odisea tercermundista, vergüenza, deshonra, cinismo, desprecio político de los que nos precedieron, pero sobre todo satisfacción por la fuerza de la unión de la sociedad civil almeriense. Con estos adjetivos puedo describir el viaje del jueves 7 de abril a Sevilla con representantes de la Mesa por la Defensa del Ferrocarril. Un trayecto de ida y vuelta en tren para comprobar, in situ, el calvario por el que pasan los  que van o vienen a Almería a través de este medio.

Día de protesta, pero con propuestas. De madrugadas con entrega, de imágenes de cansancio, de incomprensión hacia una dejación de responsabilidades políticas que durante las últimas décadas han ido dejando de manifiesto todos los gobiernos que hemos tenido. 

Los 'expedicionarios', en Sevilla

Hemos pasado de tener un gran esplendor en materia ferroviaria a principios del siglo XX a un deterioro y retroceso de los trenes y servicios prestados por Renfe y Adif con una falta de consideración, de dejadez, de abandono , de desfachatez a esta provincia que evidencia la humillación más absoluta a esta maravillosa tierra.

Durante las últimas dos décadas solo se habla del AVE, el cual con el gobierno del Sr. Aznar se proyectó para Almería (hace 20 años) y con el de Zapatero se hicieron unos tramos, con mucha critica por parte del PP. Y resulta que, tras cuatro años de gobierno en mayoría absoluta del señor Rajoy, no ha sido capaz de hacer ni un centímetro de vía. Es más, incluso han anulado una parte de la vía.

No se puede tolerar que se tarde en llegar a Sevilla 6 horas y cuarto con dos transbordos. Pero es que en llegar a Madrid se tardan más de 7 horas cuando sólo con un pequeño ajuste horario podríamos recortar 45 minutos a Sevilla y más de 1.30 horas a Madrid, sin coste alguno. Me pregunto si Adif, Renfe y los gobiernos han querido eliminar el tren de Almería.

La solución a este tema solo se resuelve con voluntad política del Gobierno o con la presión de la ciudadanía. Espero que desde Ciudadanos, con nuestro apoyo y el del resto de almerienses representados en la Mesa, podamos contribuir a cambiar esta esperpéntica situación, porque me sentí arropado por los grupos políticos. Pero me quedo con la fuerza de la unión de la sociedad civil almeriense en este camino.