Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


Cajamar cumple 50 años

José Antonio Arcos
Periodista

Cajamar está de celebración. Un día 20 de abril de hace justo medio siglo abría su primera oficina. Para conmemorarlo esta entidad financiera, estrechamente vinculada desde sus inicios al  campo, organiza una exposición con documentación y fotografías donde se recorren sus 50 años de vida.   Para recordar dicha fecha en la víspera de este miércoles 20 de abril de 2016 han estado presentes hoy martes en la antigua Casa de Las Mariposas Juan del Águila, fundador de la entidad; junto a Antonio Pérez Lao, presidente de la Fundación Cajamar, que también fuese presidente de la entidad desde 2006 a 2012. Pérez Lao fue además uno de los primeros empleados, al igual que lo fuera Juan del Águila. También ha estado presente Jerónimo Molina, vicepresidente de Cajamar y presidente del comité social del Fondo Social de la entidad.

Los recuerdos de medio siglo

La exposición podrá visitarse hasta el próximo 6 de mayo en el Centro de Cultura de Cajamar, Puerta Purchena, de 11 a 13:30 horas y de 18 a 20 horas. La exposición consiste en documentos y fotografías, la mayoría expuestas en cinco vitrinas ordenadas de manera cronológica, un recorrido en el tiempo de la entonces conocida como Caja Rural.

La primera vitrina recoge la constitución y la apertura de la primera oficina, el primer crédito que se otorgó en Almería en agosto del 1966; mientras que la segunda vitrina hace referencia a la calificación de la Caja por el Ministerio de Hacienda, siendo así considerada entidad con capacidad para acceder a la distribución del crédito oficial en la provincia de Almería.

La tercera vitrina recoge información y documentación y algunas fotografías de las primeras sucursales que se hacen en Almería a partir del 1969 y de la oficina principal que pasa a establecerse en la Plaza Circular. La cuarta vitrina hace referencia a lo que fueron los primeros empleados en Almería y la quinta vitrina, una mesa comercial donde se observan el tipo de impresos de publicidad que se hacían en aquellos años.

De las paredes cuelgan breves instantes del pasado, reflejados en fotografías. También hay una colección de calculadoras y máquinas de escribir de las de antaño.

Juan del Águila dirigió desde el primer día la entidad, siendo también secretario general de su consejo rector, así como posteriormente presidente de la entidad y hoy día presidente de honor que cuenta con el reconocimiento de toda la organización como fundador de la entidad.

Para Juan del Águila en Almería y en el agro se pusieron los cimientos de la posterior expansión de la entidad por todo el territorio nacional. Una entidad aglutinadora de todas fuerzas de la economía agroalimentaria, fuerzas que han permitido la expansión geográfica de la Caja Rural no quedándose en las lindes de Almería. Además, cuenta el fundador, que la entidad cree disponer, ante los titanes de las grandes bancas, de la suficiente fuerza para atraer y unir a las demás entidades financieras rurales en un mismo esfuerzo en común, para cubrir las necesidades de aquellos lugares menos atendidos. Y añade: “Sueltecillos no valemos nada”.

Explica Juan del Águila que la entidad surgió cuando a partir de la propia actividad agraria, donde agricultores atrevidos hacían largas distancia para vender sus productos, pasaron de ser cultivadores directos convirtiéndose en empresarios agrícolas por la actividad comercial.

Cuenta le fundador de la entidad: “Llegaban a un banco, se quitaban la boina a ver si sacaba algo y no le daban nada”. Fue entonces como surgió Caja Rural, como instrumento financiero para estos nuevos empresarios agrícolas, buscando brotes verdes en tierras donde solo brotaba pobreza y necesidades. De aquello hace ahora medio siglo.