Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


A por las suecas

Armando García
Director de AG Comunicación

Parece ser que los exportadores canarios de tomate han aprendido mucho del célebre grito de guerra que inmortalizara José Luis López Vázquez en aquellas películas que retrataban la llegada de curvilíneas suecas en bikini a las costas playas españolas de los años sesenta. Los canarios se han inspirado en el pasado, pero han sabido utilizar en su favor las nuevas tecnologías de la comunicación y, especialmente, el marketing online.

Tomates de Almería
Aunque hace unos años nadie daba un duro por el futuro del tomate canario, y más de un operador almeriense daba por muerto al competidor insular, todo apunta a que grandes dosis de imaginación están consiguiendo mejorar sustancialmente el potencial del tomate canario en determinados mercados, como en el caso de Suecia.

Los exportadores de las islas han llevado a cabo una ambiciosa campaña de promoción basada en el uso inteligente y profesional (remarco lo de profesional) de las redes sociales y de internet para llegar a las amas de casa de Suecia. Y lo han conseguido, porque en los dos meses y medio que ha durado la campaña se ha interaccionado con casi medio millón de personas. Han sabido sacar jugo a una campaña bien planificada, que se ha basado en la potente combinación de un alimento sano y natural con un destino turístico mundialmente conocido.

"En Almería no nos faltan recursos turísticos para atraer a los consumidores, y nos sobra calidad en nuestras frutas y hortalizas"

A ojos de los suecos, el tomate canario no se identifica con un invernadero, sino con sugerentes playas de aguas cristalinas bañadas por un sol casi eterno. Y, efectivamente, tales recursos han dado su fruto, penetrando en el mercado sueco y haciendo que determinados perfiles de consumidores hablen del tomate canario a sus conocidos y se conviertan así en los mejores prescriptores gratuitos del producto.

Lo que han hecho los exportadores canarios no tiene ningún misterio, pero sí tiene mérito. Con un contexto internacional muy complicado para la exportación hortofrutícola a consecuencia del veto ruso, a lo que se añade la competencia desleal y la aparición de nuevos productores hortícolas en el centro y norte de Europa, las redes sociales y el marketing online han demostrado de lo que son capaces llegando concretamente al público objetivo, llamando la atención del consumidor y generando su interés.

Por eso, es para echarse las manos a la cabeza cuando se conoce el número de empresas agroalimentarias almerienses dedicadas a la exportación y que aún no cuentan con estrategias online, diseñadas por profesionales en plantilla o externos.

En Almería no nos faltan recursos turísticos para atraer a los consumidores, y nos sobra calidad en nuestras frutas y hortalizas. En Almería lo que falta es que las empresas del sector agrícola descubran que ahora sí pueden hablar directamente de su producto al consumidor final, sin intermediarios, aunque para emprender este tipo de iniciativas deben antes unirse para estar a la misma altura que los canarios y vender todos a una “tomate de Almería”.