Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


¿Qué pasa en Albox?

Emilio Ruiz

El pasado día 3, sobre las diez y media de la mañana, un coche oficial del Ayuntamiento de Albox, conducido por quien ha sido durante los últimos años y hasta unas horas después el alcalde del municipio, Rogelio Luis Mena, era aparcado ante la puerta de la sede del PSOE local. Un empleado municipal abrió el maletero y procedió a descargar alrededor de cuarenta cajas archivadoras de documentos. Del hecho ha quedado un testimonio gráfico realizado por algún miembro del PP albojense.
 
Expedientes iban y venían
Este partido, en la oposición, hizo llegar a los medios una amplia nota en la que afirmaba que “podría ser documentación que habría salido del Ayuntamiento”. Se especulaba en esa nota sobre la posibilidad de que esos archivadores fueran los que contenían la documentación que el portavoz popular, Juan Pedro Pérez Quiles, ha pedido reiteradas veces y cuya negativa en su entrega ha desembocado en la inhabilitación del alcalde. Ni Rogelio Luis Mena, ni nadie del equipo de Gobierno ni ningún responsable del PSOE local sintieron la necesidad de emitir nota de aclaración alguna.

"Es habitual que cuando un alcalde abandona su cargo proceda a la retirada de la documentación no oficial guardada en su despacho"

Es habitual que cuando un alcalde abandona su cargo proceda a la retirada de la documentación no oficial guardada en su despacho mientras desempeñaba su responsabilidad. En este caso, sorprendían dos cosas: el abultado volumen de los expedientes y el punto de destino, la sede del PSOE. Recordemos que el equipo de Gobierno local hacia varios meses que había abandonado la disciplina socialista y había constituido un grupo propio denominado Socialistas Albojenses. Pero ni un hecho –el volumen de la documentación- ni otro –el lugar de destino- son elementos suficientes para concluir que no se trataba de una documentación ajena a la institución. Además, el traslado de esos expedientes se hizo a plena luz del día y con la colaboración de empleados públicos.

Sonia Cerdán
Daba la sensación de que estos hechos habían pasado al olvido cuando, unos días después, el 16 de marzo, con Sonia Cerdán ya en la alcaldía, otra fotografía distribuída por el Partido Popular resucitaba la polémica. El jefe de la policía local procedía a cargar las que parecían las mismas cajas en una furgoneta del Ayuntamiento, supuestamente para ser devueltas al edificio municipal del que salieron. “Lo que está sucediendo (…) nos tiene muy alarmados por la impunidad y desfachatez con que se mueven cajas de archivos repletas de documentación que son trasladadas desde el Ayuntamiento a la sede de PSOE y viceversa”, afirmaba el concejal Pérez Quiles, que ha denunciado los hechos ante la Guardia Civil.

"En ninguna cabeza humana cabe la posibilidad de que las dichosas cajas sean expedientes municipales oficiales. No pueden ser otra cosa que documentos almacenados por el alcalde, de uso propio y no institucional"

“Es la alcaldesa, Sonia Cerdán, quien debe explicar a los vecinos y a la justicia por qué hay documentos públicos en circulación”, requería el portavoz del PP. Y Sonia Cerdán ha dado esas explicaciones. La alcaldesa considera "graves acusaciones" las vertidas desde el PP, confía en que la documentación en cuestión sea "personal", y asegura que esa documentación “ha regresado al Consistorio”. En la nota distribuida por Europa Press se dice que “la regidora ha asegurado que desconoce qué tipo de documentación fue la que se llevó el exprimer edil, si bien ha mostrado su "confianza" en su excompañero de gobierno, quien le manifestó que entre los documentos transportados figuran "fotos personales, notas de prensa" y otros efectos de pertenencia personal. Preguntada sobre las garantías de que la documentación conducida hasta la sede de los socialistas albojenses sea la misma que se ha hecho devolver al Consistorio, Cerdán ha apuntado que ha sido el jefe de la Policía Local el encargado de recoger dicho material en compañía de un empleado municipal que, en su momento, ayudó a Mena a transportar los archivos en un vehículo oficial y que ha podido "revisar" que se trate de la documentación afectada”. "¿Hay alguien que pueda sospechar que un policía se preste a participar en algo ilegal?, se ha preguntado.

Albox lleva demasiado tiempo inmerso en la polémica política, que ha derivado frecuentemente ante instancias judiciales. El episodio de las cajas no ayuda a establecer la “paz” entre los grupos municipales. La nueva alcaldesa ha actuado correctamente ordenando el traslado de esas cajas hacia dependencias municipales, sobre todo para disipar cualquier duda sobre su contenido. En ninguna cabeza humana cabe la posibilidad de que las dichosas cajas sean expedientes municipales oficiales. No pueden ser otra cosa que documentos almacenados por el alcalde, de uso propio y no institucional. ¿Por qué, si es así –que estoy seguro de que así es- no se ha ofrecido de inmediato la respuesta adecuada, bien por el propio Mena, bien por el equipo de Socialistas Albojenses o bien por el PSOE, cuyo protagonismo en esta historia aún nadie ha aclarado?