Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


Periodismo, Iglesia y cine

Miguel Ángel Blanco Martín
Periodista

La película ganadora de los Oscar 2015 a la mejor película y al mejor guión, Spotlight (director: Thomas McCarthy), rompe esquemas tradicionales del cine estadounidense. No es una película de estrellas, de sensacionalismos, de fulgurantes paisajes. Es una historia sobre periodismo fundamentalmente y de denuncia sobre uno de los escándalos más graves que desde hace años acompaña a la imagen de la Iglesia Católica. Spotlight es una película recomendada, fundamentalmente, a periodistas (de todas las generaciones), sacerdotes, jerarquía de la Iglesia, abogados, jueces, creyentes, agnósticos, ateos, ciudadanos normales y corrientes, jóvenes y adultos y, por supuesto, cinéfilos. Nadie se va a quedar indiferente.

Cartel de la película
Durante años, el escándalo de abusos sexuales de niños por sacerdotes pederastas católicos en la conservadora ciudad de Boston y en el estado de Massachussets (Estados Unidos) fue investigado por el diario The Boston Globe, a raíz de la llegada de un nuevo director al periódico, que da prioridad al tema. En este periódico, bajo el nombre Spotlight, hay un equipo de periodistas dedicado exclusivamente a la investigación de asuntos complejos y trascendentales.

Los casos de pederastia por sacerdotes católicos, hasta entonces, apenas merecían una simple información, sin grandes repercusiones. La archidiócesis de Boston procuraba silenciar el asunto. El poder e influencia del cardenal se expandía por la ciudad y todo el Estado y los expedientes se zanjaban con el traslado de sacerdotes a otras parroquias o, en algunos casos, residencias donde los sacerdotes estaban sometidos a una recuperación o algo parecido. La justicia de los tribunales poco trabajo tenía en estos asuntos, en juicios que se resolvían en silencio, con los sumarios fuera del alcance de cualquier investigación periodística y de la opinión pública. Y la sociedad vivía al margen de estos escándalos, con el silencio de las víctimas y familiares, en general, de la complicidad de abogados, de un periodismo temeroso y de los ciudadanos, sobre todo los católicos, que solían mirar a otro lado. Toda la sociedad y sus instituciones estaba, pues, bajo la tutela de la jerarquía eclesiástica. 

Un notable reparto

Todo este mundo empieza a desmoronarse con el trabajo del equipo de  investigación de The Boston Globe. Los periodistas de Spotlight poco a poco van desmontando el muro del silencio, hasta conseguir declaraciones de algunas víctimas, de algunos abogados y de acceder a los sumarios “secretos” de los casos de pederastia. Y lo que en principio parecían ser unos pocos casos aislados se convierte en una inmensa tela de araña que rompe todos los esquemas de una jerarquía y un sacerdocio que traicionan el mensaje evangélico. El escándalo estalla en 2002, en las portadas del periódico The Boston Globe. Y el tema trasciende a todo el planeta.

El espectador sigue paso a paso las inquietudes y distintas maneras del compromiso de un periodismo de investigación que, seguramente, hoy se echa de menos. La narrativa de la película es directa y sin  rodeos, hasta hacer la radiografía de una sociedad que es capaz incluso de enfrentarse a los que osan denunciar e investigar estos casos. El sistema de la Iglesia Católica es intocable.

La película no deja lugar a la indiferencia. Es impactante, emotiva y sobrecogedora, dejando al final un amplio espacio para la reflexión personal del espectador, sea o no creyente. Y muestra el sentido honroso, duro, arriesgado y, a veces heroico, de la forma de entender un periodismo en vías de extinción. Por todo ello, esta película, al igual que “Sufragistas”, con la que tiene cierto paralelismo, también es digna de mayor difusión, de propiciar debates y coloquios para seguir indagando en la interpretación de esta realidad tan complicada y oscura. Y para que las víctimas, de cualquier conflicto, sepan que siempre hay algún periodista, algún medio de comunicación, dispuesto a hacerse eco de su tragedia.