Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


Más invernaderos que nunca

José Antonio Arcos
Periodista / joseantonioarcos.es

Oficialmente Almería ya ha superado su techo, las 30.000 hectáreas de invernaderos, concretamente las 30.200 ha., según datos de la Delegación de Agricultura. Es un dato numérico dado a muchas lecturas y con profusión de aristas; tanto para pensar que la agricultura es un sector refugio; bien un foco de atención para nuevos especuladores; o tal vez un sector con futuro porque siempre habrá nuevas y más bocas que alimentar. Un añadido sobre esto último. Hay herramientas en Internet que miden en tiempo real el aumento poblacional del planeta, como la web cuyo enlace os dejo aquí.

Invernaderos desde el aire

A tenor de lo que se observa en dicha estadística, es tal el ritmo de crecimiento de la población, que invernaderos siempre faltarán. De hecho se pasa hambre en el mundo. Por desgracia. La clave estaría más bien en mejorar la redistribución de esos alimentos y, por tanto, entraríamos en el terreno de la logística. Y si a logística nos remitimos, son casi todo fracasos. Ni trenes ni barcos ni aviones. Todo se exporta por camión, así que es complejo. Y además todos queriendo vender a los mismos comederos, es decir, a Europa.

Según los datos de la Junta de Andalucía en Almería, desde el 1 de enero de 2015 al 1 de enero de 2016 se han levantado 620 nuevas hectáreas de invernaderos en la provincia almeriense, el equivalente a una producción de 60 millones de kilos, sobre todo, de cultivos de tomate.

En la actualidad, y según la Administración autonómica, el 65% de la producción almeriense de dedica a la exportación, cuando hace algo más de un lustro el listón estaba en el 45%. Esas exportaciones agrícolas de hoy día se traducen en 2.100 millones de euros.

Para este año tenemos factores climáticos que ya han alterado la planificación del ejercicio agrícola. En Holanda, de hecho, por el calor se prevé que su campaña se adelante tres o cuatro semanas. Así que vamos a tener una primavera entretenida. Pero no hay que mirar solo a Holanda. En Polonia, por ejemplo, hay ya 1.500 hectáreas de invernaderos de última tecnología dedicados a la producción de tomate.