Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Salvadores del agro

Armando García
Director de AG Comunicación


La grave crisis de precios que afecta a la mayoría de las hortalizas producidas en los invernaderos de Almería ha provocado la aparición de un fenómeno histórico, sin precedentes hasta la fecha en nuestro célebre mar de plástico. Por primera vez, surgen en las redes sociales diversos grupos de productores que reclaman soluciones definitivas para los problemas de siempre. Las nuevas tecnologías de la comunicación están sirviendo en el campo almeriense para avivar el nacimiento de estos grupos que coinciden entre ellos en reivindicar las mismas cosas y en asegurar siempre a sus seguidores que son los salvadores del agro, puesto que están en posesión de la verdad.

Es cierto que estos nuevos grupos conocen muy bien los problemas reales que existen a pie de campo, ya que nadie está más autorizado que un agricultor para contar al mundo entero a través de las redes sociales sus problemas del día a día, su falta de rentabilidad y sus preocupaciones más que justificadas ante un futuro incierto.

"Por primera vez, los agricultores de Almería se representan a sí mismos, con nombre y apellidos, dejando sus opiniones personales en los comentarios en internet"

Facebook, por ejemplo, se ha convertido durante las últimas semanas en la plataforma virtual para que diferentes grupos de agricultores luchen entre sí encarnizadamente por conseguir seguidores que sumar a la causa y poder legitimar así la validez de sus argumentos. Por primera vez, los agricultores de Almería se representan a sí mismos, con nombre y apellidos, dejando sus opiniones personales en los comentarios en internet. Ya no se sienten representados ni por las instituciones, ni tampoco por las organizaciones agrarias, que asisten como invitadas a las asambleas informativas.

"Lo peor de todo es que estos agricultores que calientan las redes sociales no se sienten representados por las cooperativas ni por las organizaciones de productores a las que pertenecen"

Pero lo peor de todo es que esos mismos agricultores que calientan las redes sociales con todo tipo de indignaciones e improperios contra el capitalismo y contra el comercio hortofrutícola no se sienten representados por las cooperativas ni por las organizaciones de productores a las que pertenecen y a las que están obligados a pagar para ser socios.

En esos nuevos grupos se habla de las cooperativas como algo ajeno, dirigido por otros, y completamente fuera del alcance del productor. Ante esto, cabe preguntarse de qué ha servido fomentar el cooperativismo y por qué las administraciones siguen incentivando con ayudas públicas a cooperativas y OPFH, si ni siquiera tanto esfuerzo ha servido para que los agricultores reivindiquen la defensa de sus intereses a través de las propias estructuras que ellos mismos han construido.

Los socios y presidentes de estas estructuras asociativas son los propios agricultores, aunque se les olvide. Los movimientos reivindicativos en las redes sociales no son más que el reflejo del escaso o casi nulo debate interno que caracteriza a muchas de estas estructuras, que ahora parecen estar muy lejos de los intereses de aquellos agricultores que las integran y que no dudan en criticarlas, prefiriendo lanzar al aire convocatorias de huelga general por los bajos precios y no haciendo uso de unas plataformas de comercialización que ellos mismos mantienen cada año con su dinero.