Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


¿Pitas sí o pitas no?

Serbal
Sociedad para el Estudio y la Recuperación de la Biodiversidad Almeriense

Entre 1956 y 1958 se plantaron en Almería casi 3 millones de pitas en 1.280 hectáreas de lo que es hoy el Parque Natural de Cabo de Gata-Nijar y el Toyo. El objetivo era obtener fibras de estas especies y poner así en valor estas improductivas tierras. Sin embargo estos cultivos no tuvieron el éxito esperado y fueron abandonados. Casi 60 años después las pitas son ya parte de nuestro paisaje. A pesar de su carácter exótico, muchos almerienses las consideran autóctotonas y un símbolo de nuestra provincia. Algo único.

Pitas en Cabo de Gata
Desde hace unos meses, se ha generado una gran polémica en Almería por la intención de la Junta de Andalucía de erradicar parte de estas pitas. El objetivo es restaurar el hábitat original, el azufaifar, a través de un proyecto LIFE financiado por la UE. Nosotros no dudamos del valor etnográfico y paisajístico de las pitas y no somos partidarios de erradicarlas en su totalidad, pero sí de este proyecto.

De entre las llamadas "pitas" presentes en Almería, la especie que tiene un mayor valor paisajístico es el Agave americana. Esta pita lleva aquí cientos de años y se ha usado especialmente para delimitar caminos y como setos entre fincas. Nosotros apoyamos este uso, y en ese caso y con esa finalidad estaríamos de acuerdo en dejarlas. Además el Agave americana tiene un carácter invasor muy escaso.

"El sisal (Agave sisalana) y henequén (Agave fourcroydes) tienen un carácter mucho más invasor que el Agave americana y están ocupando un hábitat que, este sí, es realmente exclusivo de Almería: el azufaifar"

No sucede lo mismo con los cultivos antes mencionados. Estos estaban formados básicamente por otras dos especies de pitas: el sisal (Agave sisalana) y henequén (Agave fourcroydes). Éstas, especialmente la primera, tienen un carácter mucho más invasor que el Agave americana y están ocupando un hábitat que, este sí, es realmente exclusivo de Almería: el azufaifar.

Se trata de un hábitat de interés comunitario presidido por el arbusto Ziziphus lotus, una verdadera joya botánica y un endemismo ibero-norteafricano que en Europa solo puede verse en el sureste de la península ibérica. Tiene además una gran importancia ecológica, son “nuestros bosques áridos” y podría considerarse igual de importantes que un hayedo o un robledal. Actualmente este tipo de hábitat está en peligro debido a la presión urbanística y la agricultura intensiva bajo plástico.

Por todo ello nosotros consideramos que estas plantaciones fallidas deberían ser eliminadas, al menos en parte. La presencia de estas especies sin duda debe estar influyendo en el funcionamiento del ecosistema, ya que se trata de especies que por su metabolismo (CAM) y adaptaciones (gran contenido hídrico), alteran el ciclo del carbono y del agua con respecto al ecosistema nativo. Además por su estructura vertical y pinchosa dificulta le presencia de la fauna local. Hemos podido comprobar cuando hemos ido allí que aves estepáricas y tan exclusivas como la ganga ortega, el alcaraván, el chorlito dorado o las terreras rehúyen este tipo de formaciones y seleccionan siempre las originales.

Aunque nos parece adecuado este proyecto, son muchas las cosas que tiene que hacer aún la Junta de Andalucía para asegurar a largo plazo el mantenimiento de este tipo de hábitat en Almería, pues no con restaurar poco más de 20 has su futuro está asegurado. Nuestras estepas están desapareciendo a un paso agigantado y especies típicas de este tipo de hábitat, como la alondra ricotí, están a punto de desaparecer en Almería.

Dos Lics cuyo valor principal son este tipo de hábitat —el de los artos del Ejido y de las Ramblas de Gérgal, Tabernas y Sur de Sierra Alhamilla— siguen sufriendo múltiples agresiones, especialmente por cambio de uso y la sobreexplotación de los acuíferos, de los que dependen estos “bosques áridos”. Por eso, deben estar más vigilantes y sobre todo ser más rigurosos al aplicar la legislación, pues si no es así, no podemos asegurar el futuro de nuestros azufaifares.

Tampoco estaría de más que el Ayuntamiento de Almería pusiera, de una vez por todas, solución a los residuos que produce todos los domingos el mercadillo del Alquián. Toda la zona está llena de bolsas de plástico que asfixian, al igual que lo hacen las pitas, a nuestros valiosos azufaifos.