Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Megacamiones

Armando García
Director de AG Comunicación

El inicio del presente año viene marcado por una nueva amenaza que puede menoscabar la competitividad de algunos exportadores almerienses de frutas y hortalizas. Una nueva amenaza que llega en forma de megacamiones, con hasta 25,25 metros de longitud, siete metros más que hasta ahora, y hasta 60 toneladas de masa máxima autorizada en lugar de las 40 permitidas hasta 2015.

Estos megacamiones están integrados por remolques articulados, pueden pesar lo mismo que un Boeing 747 y tienen menor maniobrabilidad. Hay que tener en cuenta que su circulación en España les obliga a hacer recorridos por autovía y autopista siempre que sea posible y no circular por carreteras secundarias durante más de 50 kilómetros.

Los megacamiones ya tienen autorización para circular por las
carreteras españolas (Foto: Transporte Profesional)

La llegada a España de estos megacamiones tiene el objetivo fundamental de ahorrar entre un 15% y un 50% de los costes operativos. Algunos expertos aseguran que se transporta casi el doble de mercancía por el mismo precio, un factor que puede inducir a que estos monstruos de la carretera sean a partir de ahora los vehículos preferidos para el abastecimiento de productos frescos en las grandes plataformas logísticas españolas y europeas.

La falta de accesos suficientemente espaciosos, la ubicación lejos de una autovía y la existencia de rotondas se pueden convertir desde ahora en factores que borren del mapa a algunos de los exportadores de la provincia, que perderían competitividad por no poder acceder a las grandes expediciones del transporte de frutas y hortalizas por grupaje, es decir, cargas que se van completando con diferentes proveedores.

¿Están preparadas las carreteras españolas para los megacamiones?
(Foto: Foro Transportistas)

Desde Holanda, Alemania o el Reino Unido los grandes operadores pueden, a partir de ahora, ir dibujando nuevas rutas de aprovisionamiento en función de si un proveedor puede recibir o no estos megacamiones.

Un breve repaso a la ubicación de muchas de las cooperativas almerienses, que actualmente atraviesan ya serios problemas para la circulación de tráilers debido a la estrechez de los caminos, induce a pensar que si los megacamiones se convierten en la gran baza de futuro para el aprovisionamiento de las grandes cadenas de distribución el sector hortofrutícola almeriense va a encontrarse con un verdadero problema.

La revolución que ahora comienza en el sector español del transporte por carretera quizás provoque, indirectamente, que se acelere la concentración de la oferta, no tanto por concentrar la producción, sino por concentrar las plataformas logísticas en origen, que podrían ser compartidas para varias comercializadoras, o de nueva creación por la aparición de nuevos grupos resultantes de la fusión de varias cooperativas.

Habrá que esperar a ver aparecer por las carreteras almerienses los primeros megacamiones y confiar en que la legendaria capacidad de adaptación del sector agrícola de la provincia permita superar un nuevo reto.