Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


Los sucesos de Roquetas

Emilio Ruiz

En los últimos años la provincia de Almería ha protagonizado una transformación social que hace décadas nadie podía imaginar: de ser tierra de huida ha pasado a ser tierra de acogida. Casi el 20 por ciento de la población almeriense es inmigrante. Conviven con nosotros personas de más de 150 nacionalidades, creando un entorno multicultural y multirracial que jamás nadie nunca podía imaginar. Solo en Roquetas de Mar las nacionalidades superan la centena y en El Ejido también la cifra anda por ahí. La mayoría de estos inmigrantes del Poniente vienen atraídos por las posibilidades económicas que genera la horticultura. La forma en la que llegan, generalmente no regulada, propicia la creación de lugares marginales, potencialmente generadores de conflictos sociales.
Disturbios en Roquetas

Sucesos similares a los ocurridos en el caso de la muerte de Amisao Nadjabarar han pasado otras veces. Recordemos, en los inicios de esta década, los acaecidos a raíz del asesinato de Encarnación López, en El Ejido, o los disturbios de 2008 en el barrio roquetero de Las 200 Viviendas a raíz de la muerte de un joven senegalés. A pesar de eso, es inexacto afirmar que la zona del Poniente sea especialmente generadora de conflictos raciales o xenófobos. Ni éste de ahora lo es ni aquéllos de antes lo fueron.

"Para que los actos de delincuencia común no se vistan de tintes raciales es preciso contar con la colaboración de los propios inmigrantes"

El mantenimiento de una convivencia pacífica y en armonía entre una población tan heterogénea requiere de muchos esfuerzos, principalmente de las Administraciones Públicas. Para que los actos de delincuencia común no se vistan de tintes raciales es preciso contar con la colaboración de los propios inmigrantes. Las asociaciones de inmigrantes, en estos casos, pueden desempeñar un papel fundamental, como se ha visto en la desactivación del conato de Roquetas.

En la resolución de este caso no ha sido inútil la experiencia adquirida en sucesos anteriores. Aún recordamos la brutal agresión al subdelegado del Gobierno, Fernando Hermoso, en los conocidos como “Sucesos de El Ejido”. Desgraciadamente, éste de ahora no va a ser el último acto delictivo que cometa un ciudadano de una raza u otra, o de un grupo étnico u otro. Pero sí debe ser el último que se asocie con cuestiones raciales o xenófobas que tan lejos andan de la realidad.