Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


La Junta de Sevilla quiere montar una cafetería en la playa de Mónsul

Juan Torrijos
Periodista

Se enfrenta don Joaquín Jiménez, delegado de turismo y playas de la Junta en Almería, a más de veinte mil firmas (y siguen aumentando en todo el país) en contra de la que él llama cafetería y otros chiringuito en unas de las playas más hermosas de nuestro litoral. Don Joaquín, se está usted jugando el cargo. O los hace cambiar de opinión a los miles de firmantes o estos pueden acabar con su futuro político.

Playas de Mónsul
Cierto que usted no tiene nada que ver con la cafetería-chiringuito, que la historia viene de atrás, pero le puede explotar en toda la cara con las consecuencias que se pueden esperar para su carrera. Los jefes al final buscarán una cabeza que cortar y se puede convertir en la del San Antonio que entregar en bandeja de plata.

Ha logrado acallar la voz de la alcaldesa de Níjar. Al fin y al cabo, compañera de partido, que se permitió en un primer momento salir criticando una actuación que ni siquiera se había consultado con el Ayuntamiento que preside. Tiene toda la razón la alcaldesa, es que ya ni consultan con los suyos, es que van haciendo de sus capas sayos y del litoral lo que les da la gana y sin consultar.

Es que parecen que son ustedes los “maduros” de Andalucía. No les importa lo más mínimo ni las críticas que tengan que soportar sus compañeros por la audacia y talante con los que trabajan los señores de la Junta en tierras de Almería. Pero ha conseguido usted que se calle y ese no es un mal triunfo para comenzar. ¿Por qué se calla doña Esperanza?

¿Y qué tiene que contar el responsable de su Ayuntamiento en la cuestión de playas, el señor Pineda, de IU, sobre la cuestión de la cafetería-chiringuito en Mónsul? No le he visto en los medios informativos muy beligerante con el tema. Lo mismo el hombre, con buen criterio, está llevando su oposición por el camino de la presión en el Ayuntamiento. Si es así no está mal, pero que tenga cuidado que las firmas recogidas y las por recoger también se pueden llevar por delante su prestigio político, y con suerte que no se lleve también el suculento sueldo de cuarenta y ocho mil euros al año asignado a su área.

Lo único cierto es que si el ciudadano no se imbrica en el problema y se lanza a recoger firmas por toda España, la Junta monta su cafetería-chiringuito en la playa de Mónsul y encima sin consultar con el Ayuntamiento.