Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El Chive regresa a la actualidad por las vinculaciones familiares de Zidane

Antonio Torres
Director de Canal Sur en Almería

El entrenador del Real Madrid Zinedine Zidane (Marsella, 1972), hijo de emigrantes argelinos,  conoció a  Véronique Fernández Ramírez, nacida en Francia en 1970, hija de emigrantes de El Chive y  joven talentosa, en una discoteca,  en 1989, cuando ambos lanzaban sus carreras para ser futbolista y profesora de ballet, respectivamente. Desde entonces permanecen juntos.

El Chive, apenas un centenar de vecinos,  saltó a la actualidad en 2001 gracias al origen familiar de  la esposa de Zidane,  una leyenda del fútbol mundial.  La barriada de Lubrín  volvió a ser noticia cuando Zidane visitó la casa familiar o en los últimos días cuando ha sustituido a Benítez por la presión de un vestuario que bordea la desafección, calificación de la periodista Eleonora Giovio.

Zinedine y Veronique
El reto lo tiene Zidane, imagen carismática del fútbol mundial, un hombre aparentemente tímido, tal como comprobó este periodista cuando le entrevisté para Canal Sur Televisión, en 2002, con motivo de la propuesta que le hizo en Madrid el añorado alcalde de Almería Santiago Martínez Cabrejas para que fuera el embajador de los Juegos Mediterráneos Almería 2005. David Bisbal fue la imagen de la campaña para captar voluntarios.

En agosto de 2008 visitaron el Ayuntamiento y el alcalde Domingo José Ramos Camacho les obsequió con productos artesanales. Aquí tuvo que dar la cara y firmar centenares de autógrafos. Se le ha visto entrenando en las pistas polideportivas de Sorbas, jugando a baloncesto en la piscina de esta localidad del agónico Río Aguas o  por Garrucha.

Esa timidez de Zidane no le impide ser imagen de Mango  y Unicef o posar para la prestigiosa fotógrafa mundial Annie Leibovitz. En definitiva, es un icono publicitario, no solo futbolístico. Como entrenador del Real Madrid llega con mucha ilusión y su  discurso será analizado cada media hora. 

En  medios internacionales se ha hablado de El Chive. Se ha escuchado, leído o vista la plaza o la piscina, con escudo del Real Madrid,  de la casa de Zidane en El Chive gracias a una protagonista involuntaria como es Véronique Fernández Ramírez,  hija de Antonio Fernández Lentisco, un emigrante de Los Herreras, otra barriada de Lubrín, y de Ana Ramírez Martínez,  de El Chive. 

El primer trabajo del suegro de Zidane fue en el matadero de  Rodez. La familia de El Chive  sabe de escasez, caciques, hambre y silencio. El padre de Véronique  comenzó su aventura de emigrante durmiendo en un  hospital abandonado. Una familia que sabe de dónde viene. El Chive es una zona minera, ganadera, con almendros,  chumberas y la pelea diaria por contar con agua. El alcalde de Lubrín logró una sustancial mejora de la carretera.

En los años sesenta, al igual que  Bédar, sufrió el cierre de las minas.  El vecino de El Chive suele ser crítico, orgulloso de su pasado. Su autoestima es que familias han logrado ser grandes emprendedores en California o en Europa. El exredactor jefe de Ultima Hora de Baleares Emilio Martínez o desde Catalunya como el impagable Eusebio López, de El Pocico, que procuran promocionar Lubrín, Véronique  fue siempre una niña inteligente, majorette, estudiante con beca. Aspiraba a ser profesora de ballet. Con 19 años entró en  la discoteca del hotel donde se hospedaba la que empezaba a ser estrella futbolística y la vida les  unió hasta el momento.

Esta francesa de origen andaluz, como la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, no necesita de nadie para defenderse por el mundo. Ha leído a Víctor Hugo, Camus, Moliere o Campos de Níjar de Juan Goytisolo. Habla francés, italiano,  inglés y español. Los Zidane-Fernández tienen cuatro hijos futbolistas y viajan al sur cuando pueden.