Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


Campaña de perfil bajo en Almería

Rafael M. Martos
Director de Noticias de Almería

Almería es una de las 24 provincias por las que no tienen previsto su paso los líderes de las principales formaciones políticas que concurren a las elecciones generales del día 20 de diciembre, y probablemente eso le está dando un perfil bajo. Lo sorprendente de esa decisión es lo mucho que todos se juegan aquí, o quizá ese sea el problema, que nadie quiere firmar compromisos en primera persona, o nadie quiere dar explicaciones sobre el debe y el haber de la lista de promesas acumuladas.

El PP ha venido siendo imbatible en la última década, además, con un peso sobre el PSOE absolutamente incontestable. Y precisamente lo sorprendente es que si los populares se juegan pasar de número uno a dos, los socialistas se juegan adelantarles por fin, e incluso en sus manos está cerrar el paso a otras izquierdas sumando el voto de quienes dudan entre ellos y Podemos o Izquierda Unida. Pues bien, el PP no trae al candidato a la presidencia, Mariano Rajoy, para animar a sus votantes a no fallarle el día 20.

Los líderes nacionales 'pasan' de Almería

Pero es que tampoco el PSOE ha visto oportuno traer a Pedro Sánchez para hacer lo mismo. Podrá justificarse en este último caso que ha estado recientemente, y es verdad, pero la pregunta es por qué sí entonces, y no se reservó su presencia para estos momentos más inmediatos a la cita electoral. Lo mismo podría decirse de Ciudadanos, a quien el CIS le pronostica un diputado, o a Podemos, que podría estar ahí-ahí, o IU, que se juega en cada circunscripción su ser o no ser. Ninguno de ellos ha visto tampoco en Almería una plaza valiosa a la que acudir.

Buscar explicaciones a estas cosas no es fácil, y es que entre las reales de tipo estratégico, y las inventadas con el fin de justificarlas sin que se note, se cuelan las elucubraciones y hasta los olvidos. Pero en cualquier caso dejan en evidencia escaso interés por Almería.

Al final lo que están viendo todos los partidos es que aquí nos basta con la tele, que no hace falta esforzarse más ni tan siquiera para impedir desplomarse del primer al segundo puesto, ni para el empujón definitivo del segundo al primero. Y no les falta razón, porque si un absoluto desconocido para el 99% de los almerienses y recién llegado a la política, se puede convertir en diputado por esta provincia de la noche a la mañana, sólo por estar un partido cuyo líder no deja de salir por la pantalla… pues está claro que eso de la cercanía del político al votante es una chorrada.

Si el anterior era el caso de Ciudadanos, qué decir de Podemos, cuyo candidato por Almería estuvo hace una semana aquí por primera vez y fue a reivindicar una infraestructura ya terminada. Eso sí, no tiene ni idea de lo nuestro, pero su líder también sale mucho en la tele, y él en el Congreso no va a hablar de nuestra tierra, él va a lo suyo, al software libre y esas historias. Pues él también puede lograr un escaño por esta circunscripción, qué cosas ¿no?

A PP y a PSOE se les ve con poca energía, cumpliendo con la campaña, pero sin aspavientos, cubriendo el expediente, muy desganados incluso para hacer falsas promesas, incluso para explicar lo inexplicable o justificar lo injustificable. Lo de ahora no tiene nada que ver con la que llevó a Zapatero al Gobierno, o con la que protagonizó Rubalcaba, o con la que hizo ganar a Rajoy… nada en común. Entonces unos querían ganar y otros se resistían a perder. Ahora, en Almería, a los candidatos, parece que les da igual lo que pase el día 20, como si no fuera con ellos.