Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


Almería es tierra de colmenas

Manuel León
Redactor Jefe de La Voz de Almería

En Almería viven aún más abejas que personas. A pesar de la sequía, de una mortandad natural del 10%, de enemigos naturales y especies invasoras como la avispa asiática y de algunos fitosanitarios, Almería sigue a la cabeza de la región con un total de 142.546 colmenas (con una media de 50.000 obreras y una reina por panal), seguida de Sevilla con 103.898, según los últimos datos que obran en el Sistema Integrado de Gestión Ganadera (Siggan).

En Almería hay 138 apicultores
Es difícil de entender cómo la provincia donde menos llueve de la región, con escasa floración, se ha convertido en una potencia colmenera a nivel europeo. Antonio García Mateo, responsable de Apicultura de Coag, tiene algunas claves: “Almería es líder sobre todo por la trashumancia de las colmenas, porque emigramos a otras provincias cercanas como Granada y Jaén, aunque la producción rece como almeriense”. Añade García Mateo que “Almería tiene también una mayor tasa de colmenas polinizadoras que la media española porque el desarrollo de la agricultura intensiva, sobre todo para melón y sandía, lo requiere”. La mitad de las colmenas de la provincia se utilizan para sueltas fertilización de cucurbitáceas y la otra mitad para producción de miel.

El censo de apicultores de la provincia es de 138 y el número de explotaciones asciende a 849. Existe una gran dispersión geográfica y destacan los municipios de El Ejido, Berja, Adra, La Mojonera, Garrucha, Instinción, Turre y Vícar. Almería produjo el último año 1,5 millones de kilos de miel, frente a los casi 3 millones que llegó a generar hasta hace tres años. Esta disminución, según los profesionales, se debe sobre todo a la falta de lluvias y al exceso de calor.

El negocio colmenero autorizado genera en la provincia casi medio millar de empleos con un valor de producción de miel y por la actividad de polinización en torno a 7 millones de euros. La miel, que se recolecta en primavera y verano, se comercializa al por mayor a unos tres euros el kilo a empresas valencianas y catalanas, que tras hacer acopio y aprovecharse de su carácter escasamente perecedero lo exportan sobre todo a Francia y Alemania.

En Almería opera una empresa de producción minorista de miel con gran tradición, Apicultura Peña, que tiene su base en Alcaudique (Berja). También se ha lanzado un proyecto para crear una planta de producción ecológica de miel en Tíjola. No hay, sin embargo, tradición en Almería en la obtención de cera, polen o jalea real.