Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Relevo en la alcaldía: ¿Y ahora qué?

Pedro Manuel de La Cruz
Director de La Voz de Almería

El relevo en la Alcaldía de la capital lleva aparejada la tentación de valorar la sustitución de Luis Rogelio por Ramón Fernández Pacheco desde la filosofía gatopardista de que todo cambie en la cúpula para que todo siga igual en sus aledaños. El pecado de caer en una visión tan reduccionista sería considerado “capital” en el catecismo de la política y, a la larga, la penitencia podría resultar dolorosa y doloroso ese error de convicción.

La Voz de hoy
La sombra de Luis Rogelio será alargada en la memoria. Más de doce años en la alcaldía es un territorio tan amplio y con tantos perfiles que ni el viento frío del calendario lo podrá desalojar de la historia de la ciudad. Ocurrió lo mismo con Santi (así le llamaron hasta su ultimo día y le llaman en su recuerdo) y, en menor medida, con Fernando Martínez y Juan Megino. Los alcaldes están condenados a llevar en sus mochilas las piedras de la crítica cuando lo son y el reconocimiento cuando dejan de serlo. Dos caras de una moneda que recoge el contradictorio sentimiento ciudadano con el que aprenden pronto a coexistir. Ningún político es más criticado que un alcalde, pero, tampoco, más valorado.

Pero esta permanencia en el recuerdo colectivo y en la imaginería de la ciudad no traspasa los límites de su sucesor, ni le protege, ni le marca el camino más allá de los proyectos por concluir. Quien piense que la época que dentro de unos días se abre supondrá una continuidad mimética de la anterior acabará tropezando con la tozudez de una realidad inevitable. No habrá ruptura -sería un despropósito-, pero Fernández Pacheco está llamado -y obligado- a imponer su carácter.

"Lo atractivo de la situación que atravesamos es que nadie sabe, realmente, cómo es el nuevo alcalde y cuál va ser su trayectoria"

Nadie sabe aún hasta donde llega y por donde irá la personalidad política de quien el próximo sábado ya será el nuevo alcalde. No matará al “padre”, pero sí volará solo y ¡ay de él! si no lo hace así: el primero en reprochárselo sería Luis Rogelio. El perfil de personalidad de un alcalde es tan potente que, para bien o para mal -o, mejor escrito: para bien y para mal- no puede hacer abstracción de él. Lo atractivo de la situación que atravesamos es que nadie sabe, realmente, cómo es el nuevo alcalde y cuál va ser su trayectoria.

No hay en este desconocimiento torpeza de quienes le conocen ni ocultación intencionada de quien la protagoniza. La biografía personal y la mochila política acaban desvelando el equipaje argumental de la persona y es desde esos dos pilares desde los que puede predecirse como será el personaje.

En el caso de Pacheco estas dos circunstancias han llegado a la cima del poder municipal casi vacías de equipaje y, por tanto, cualquier predicción sobre lo que hará, qué cambios abordará en su equipo de Gobierno, cómo serán sus relaciones con la oposición y cuáles serán sus proyectos más importantes para la ciudad son especulaciones más asentadas en la especulación que en la deducción.

"La cercanía de las elecciones generales obligan a una interinidad indeseada pero irremediable"

Pero si la biología y la trayectoria de Pacheco no facilitan la previsión sobre por donde irá el futuro, la cercanía de las elecciones generales obligan a una interinidad indeseada pero irremediable. Nadie sabe qué depararán las urnas el 20-D y pertenece al territorio de lo impredecible a lo que obligará la matemática electoral que determinen los resultados.

Un resultado que obligue a un pacto de gobierno entre PP y a Ciudadanos tendría una proyección en el gobierno municipal distinta a si lo que se alcanzan por los dos partidos de centro derecha es un acuerdo que posibilite la gobernabilidad. En el primer caso Ciudadanos entraría en el Gobierno con Cazorla ocupando un puesto de relevancia en la escalinata del poder y apuesto diez contra uno a que sería Urbanismo. En la segunda hipótesis -apoyo sin cogobierno- la comodidad de algunos concejales del PP sería directamente proporcional a la incomodidad del portavoz de Ciudadanos.

La quimera se desataría si el PSOE fuese el más votado en España y necesitara el apoyo de Rivera para gobernar. Aquí todo estaría por escribir y el relato municipal en aquellas ciudades en los que el PP gobierna con la abstención de Ciudadanos todavía no tiene redactadas sus primeras líneas.

Así las cosas habrá que esperar. Entramos en un tiempo de silencio municipal en medio del ruido de la campaña. Pacheco nombrará portavoz y concejal de alcaldía y esperará a enero para iniciar, de verdad y sin retorno, su camino. Ojalá que le vaya bonito y que la vida le vista de suerte. Por él, como alcalde de la ciudad elegido democráticamente por el pleno; y por el desarrollo de la ciudad que es, por encima de todo, a lo que aspiran los almerienses voten a quien voten.