Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


Mojácar no quiere ser una Magaluf

Javier Adolfo Iglesias
Periodista

Mojácar no quiere ser otra Magaluf, ni otra Sitges, ni un Gandía shore. No lo quiere su alcaldesa, Rosa María Cano, quien el pasado viernes, al frente del gobierno municipal que preside, sacó adelante una ordenanza ciudadana “reguladora de convivencia y ciudadanía y prevención de actos incívicos”, que recoge prohibiciones y sanciones de conductas “inapropiadas” en los espacios públicos.   “Jamás consentiriamos que Mojácar llegara a ser una Magaluf”, declara la primera edil mojaquera. “”Hay un sector que acogemos que quieren divertirse, pero otros quieren descansar. Agradecemos las despedidas de soltero pero no pueden dañar la imagen del municipio”, aclara la primera edil popular. 

No se permiten perros en los
parques infantiles
La ordenanza es exhaustiva y recoge situaciones concretas y diversas como el no poder ir en bañador por la calle, el no llevar disfraces ni complementos de contenido sexual, sexista, racista u ofensivo hacia las religiones. De esta manera se evitarían en Mojácar escenas como las que desde hace año se ven en localidades costeras como Magaluf, Sitges, Benidorm o Gandía, con jóvenes británicos o alemanes casi desnudos, con muñecas hinchables o diademas de pene en la cabeza.  

La ordenanza ya ha sido contestada por la oposición socialista, pero la alcaldesa se siente respaldada. “Esta ordenanza no es un capricho, es consecuencia de una petición de los vecinos y comerciantes del municipio”, afirma. Como ejemplo similar recuerda una ordenanza sobre ruidos de hace años que causó gran revuelo y que ahora está más que asumida. “Actuamos hace años con los ruidos y me he visto respaldada y revalidada por ellos en las últimas elecciones. Lo han agradecido”, asegura.

Manuel Zamora, portavoz del Grupo Municipal Socialista en Mojácar, rechaza de plano esta ordenanza: “El PSOE no puede tolerar que la alcaldesa quiera controlar la vida de las personas hasta el punto de indicarles cómo vestir por la vía pública, si sus niños pueden jugar o no en las calles y plazas del municipio, si un necesitado puede o no pedir limosna o si un comerciante puede o no exponer sus artículos en la fachada de su tienda”, asegura. 

“Frente al totalitarismo nosotros creemos en el sentido común porque la falta de este provocará que cada dos por tres nos encontremos con un titular negativo por la aplicación de la ordenanza al sancionar a la gente. Imaginen cuando volvamos a dar la vuelta al país en la prensa en el momento que alguien sea multado con hasta 1000 € por llevar un bañador por una calle concurrida, por ir de despedida de soltera con un pene en la cabeza o vestido de monja. Un disparate”, añade. 

La alcaldesa asegura que no se pactará cambios con la oposición pero que el texto está abierto a los añadidos por los ciudadanos a través del periodo de alegaciones ahora abierto. Por ejemplo, se podría añadir explicitamente una excepción no incluida en el Punto 2 del Artículo 11.- Normas de conducta y tipificación de infracciones. “...queda prohibido transitar o estar en los espacios públicos, incluidos los transportes e instalaciones públicas, en bañador, salvo en las piscinas, playas y  y chiringuito”. No se incluye el paseo marítimo, ahora mismo sin acabar. Para Cano hay quejas en este sentido de taxistas, comerciantes y conductores de autobús.

En cuanto a la prohibición de “...pasear por la calle con vestimentas atuendos o disfraces que puedan atentar contra la dignidad de las personas, los sentimientos religiosos o tengan un contenido xenófobo, racista, sexual, sexista, homófobo”, se añade la excepción “salvo en las Fiestas de Carnavales”. Las multas pueden ir desde los 100 a los mil euros cuando en este último caso hay mucha gente y menores.

Parkour y Skate. Estas actividades juveniles de moda estarán expresamente prohibidas en los espacios publicos mojaqueros. “Queda prohibida la práctica de acrobacias, carreras juegos de habilidad con bicicletas, patines o monopatines, cuando impliquen riesgo objetivo para la seguridad o tranquilidad de las personas. 7. Queda prohibida la utilización de escalinatas urbanas para peatones (...) barandillas, bancos, pasamanos, farolas, árboles o cualquier otro elemento del mobiliario urbano para realizar acrobacias”. 

En general, quedan prohibidos los juegos y deportes fuera de los recintos habituales dedicados para ellos.  Y además, se prima a los peatones por encima no solo de usuarios en patines o similares, sino también de bicicletas. En los parque infantiles no se permitirán perros. Para al alcaldesa, todas estas prohibiciones serán tamizadas a través del “sentido común” de los agentes de la Policía Local.

La protección del comercio local estable  y legal es el objetivo de otra serie de prohibiciones de venta ambulante  e incluso individual. Una novedad es que si un vendedor a pie por la playa vende refrescos y agua, no solo éste podrá ser sancionado sino también el comprador. El punto 3 del artículo 18 dice: “Se prohíbe la compra o la adquisición en el espacio público de alimentos, bebidas y otros productos procedentes de la venta ambulante no autorizada”.

Todas estas son “medidas encaminadas específicamente al fomento y a la promoción de la convivencia y el civismo en el espacio público”, asegura el texto que se expone ahora a alegaciones públicas.