Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


A propósito del derribo del edificio del Puerto Rico

José F. Gallardo
Coordinador Provincial de Juventud de IU Almería

De todos es sabido que los cimientos de una sociedad se construyen sobre las ruinas de la anterior. Esto, que ha sido un práctica habitual a lo largo de las historia por parte de cualquier civilización, comienza a frenarse con la aparición del concepto de patrimonio. O lo que es lo mismo, cuando comenzamos a darnos cuenta de que los restos del pasado tienen un valor propio e intransferible. Algo que debe ser conservado. Sin entrar en mayores matices, el pasado nos enseña nuestra historia y nos enseña cómo se vivía antes, en qué hemos mejorado y en qué hemos empeorado.

Edificio Puerto Rico
Por eso, cuando esta semana se ha hecho pública la noticia de que se está echando abajo el edificio del Puerto Rico, creo que es necesario que caigamos en la cuenta de que ésta no es la primera agresión que sufre el patrimonio almeriense. La modernidad, como tal, no es ni peor ni mejor que cualquier otra forma de entender la sociedad. El problema surge cuando se cree, desde distintos sectores, que para abrir paso a ella, a la modernidad, todo lo anterior está de más, sobra. 

Un ejemplo es el edificio que se encuentra en la convergencia entre Rambla Obispo Orberá y el Paseo de Almería. Así como la Puerta Purchena en general. Todas estas remodelaciones dan cuenta de lo poco que importa a ciertos sectores el patrimonio almeriense. Curiosamente estos sectores los que luego se cuelgan la medallita del “almeriensismo”. Los que quieren hacer patria almeriense a fuerza de excavadora y cizalla.

Uno puede pasearse por nuestra ciudad y ver en qué estado se encuentran las casas tradicionales, las que quedan. La casa tradicional de puerta y ventana es una especie a extinguir a expensas de una concepción del espacio y el urbanismo que sólo sabe devorar lo que toca. Y aunque los tiempos no vayan con este tipo de edificaciones, puesto que suelen ser de una planta, podrían rehabilitarse y reconvertirse para albergar algún fin social o cultural. O simplemente podrían volver a habitarse mediante un plan social de vivienda. Por dar algunas soluciones para evitar la pérdida de nuestro patrimonio.

Pero además, y centrándome de nuevo en el problema del edificio del Puerto Rico, estamos hablando de un edificio considerado BIC (Bien de Interés Cultural). Es decir, estamos hablando de un edificio que se ha considerado como propio de la ciudad de Almería, como algo que debe conservarse y cuidarse dado que ejemplifica nuestro pasado. ¿No había posibilidad de rehabilitarlo y ampliarlo?, ¿no había ni una sola posibilidad de volver a ponerlo en funcionamiento?, ¿sólo era viable su demolición? Porque no es una actuación aislada. Hay que recordar que el Toblerone fue destruido también, y era un edificio emblemático de nuestra ciudad, y uno de los pocos edificios que se conservaban del pasado industrial de nuestra provincia.

Si hacemos desaparecer nuestro pasado, ¿qué nos quedará?, ¿qué señalaremos como propiamente almeriense?, ¿qué podremos enseñar? Hay que recordar también que nuestra provincia recibe a una inmensa cantidad de turistas. Cuando vengan este año, habrá un edificio propiamente almeriense menos que enseñarles, pero a cambio tendremos una bonita cicatriz moderna en su lugar.