Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Almería reivindica

Javier Salvador
Editor de Teleprensa

En Almeria estamos realmente que nos salimos. Ahora tenemos una mesa del tren, otra del cine, plataforma para el Ave, otra del materno infantil y si nos ponemos a apretar un poco aparecerá un movimiento que reivindique la recuperación del cultivo de uva de exportación para rememorar aquellos maravillosos años que todo el mundo anhela porque precisamente nadie conoció y muy pocos se han preocupado de estudiar.

Lo que más me asombra de esta fiebre reivindicativa es su efectividad, y para poner un ejemplo me remito a la última de todas las concentraciones, una que yo calificaría como la madre de todas las expresiones reivindicativas porque reclama nada más y nada menos que el hospital materno infantil que hace años prometió la Junta y del que aún sólo tenemos una primera piedra. Pero vamos, que está en plazo  de ejecución normal si atendemos a lo que tardó en llegar la autovía del 92 (inaugurada en 2002), la conexión con Málaga (en obras de los 80) o el mismísimo Ave que un ministro del PP llamado Álvarez Cascos llegó a decir que tomaría en Madrid para acudir a la inauguración de los Juegos del Mediterráneo 2005, y claro no vino a la inauguración. 

Concentración por el
materno-infantil
Y para que ustedes se hagan una idea de lo que tardan  en llegar a Almería las cosas, recuerdo unas declaraciones en los medios de comunicación de Manuel Chaves, cuando aún era presidente de la Junta de Andalucía, en las que se le ocurrió decir que Almería, como pronto, tendría Ave en el año 2016. Lo gracioso de esa declaración es que generó un considerable malestar en "la sociedad local”, porque ese plazo era casi inasumible por lo lejos que quedaba. Ni que decir tiene que faltan dos meses para llegar a 2016 y que si las obras no se hubiesen paralizado en 2011 hoy estaríamos celebrando con Rajoy la llegada de un tren que ahora sí que es cierto que llega muy tarde. Vamos que ni se le espera en unos años.

"Los almerienses que se sienten maltratados por la Administración porque no han comenzado esas obras del materno infantil fueron llamados a la movilización... pero la realidad es que la concentración apenas reunió a treinta personas"

Hecho el apunte histórico vamos a las realidades y veamos quién apoya qué infraestructura. Los almerienses que se sienten maltratados por la Administración porque no han comenzado esas obras del materno infantil fueron llamados a la movilización el domingo. Y vale que el día estaba nublado y con eso la gente de Almería no sale a la calle (hay que darles alguna excusa) pero la realidad es que la concentración apenas reunió a treinta personas y eso que para empezar ya había cuatro o cinco concejales del Ayuntamiento de Almería (PP), tres mamás con cochecitos y una o dos personas de Podemos, además del organizador y la incombustible Laura Rodríguez de Upyd.

Vamos a ver, que normalmente se concentra más gente para quejarse del ruido de los pubs que no están insonorizados, y eso que no acuden los concejales del PP. Y obviamente muchos más se concentrarían si convocamos a los jóvenes de Almería para reivindicar un botellódromo como el de Granada. Dicho esto, si 4.000 jóvenes toman el Paseo de Almería pidiendo un botellódromo ¿Se lo daría este gobierno del PP?

Ahora vamos a la acera contraria. PSOE, sindicatos y todo aquel que está en contra del PP y que tiene un especial interés en meterle el dedo en el ojo al diputado por Almería Rafael Hernando Fraile, han hecho suya la protesta por el retraso del Ave.

Y confieso que estoy algo perdido en este sentido, porque tenemos el colectivo Califal, los defensores del ferrocarril y los que aún aparecerán por el camino, pero su prueba de fuego será este jueves, cuando sepamos el poder de convocatoria real que tienen con la concentración programada en el Parque de la Estación a las 19:00 horas. 

Tras esta convocatoria está la que se supone debe ser la gran manifestación que se prepara para el 29 de noviembre, pero volvemos a lo mismo, si no hay gente gritando, suficiente gente, a los perros viejos del PP como Hernando la reivindicación en cuestión le va a durar lo mismo que tardas en comerte un pinto de gambas en el Minibar de la calle Rueda López.

Les cuento todo esto porque igual uno de nuestros grandes problemas, de los almerienses, es que no sabemos reivindicar, no tenemos capacidad de organización efectiva y al final los colectivos siempre terminan fagocitados por un partido político o utilizadas por dirigentes espontáneos que buscan hueco en una lista electoral para así sumarse a la moda de los sueldos de 4.500 al mes.

En Almería el único ejemplo que llegó a algo fue la mesa de las infraestructuras, un gran invento que las administraciones se encargaron de fundir al entender el peligro que suponía. Y cómo se derriba una amenaza, convirtiendo a sus principales actores en cautivos con celdas de cinco estrellas, aunque es cierto que a determinados precios debe ser muy fácil dejarse apresar. Y así estamos como estamos, esperando que pase nuestro tren. El Ave a ser posible, pero como dijo Benjamin Franklin “el que vive de esperanzas morirá de ayuno”, así que lucha por lo tuyo o luego no te quejes.