Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Calas de Almería, la pesadilla del verano

Elena Torres
Directora de Teleprensa

Media docena de ahogados por culpa de la mala mar en calas de Almería que no cuentan con ningún tipo de servicio de playa en poco más de un mes deberían hacer recapacitar a la Administración sobre la necesidad de adoptar alguna medida más allá de publicar un bando pidiendo prudencia, dado que éste es difícil que pueda llegar a un aceptable número de población  no sólo local sino también visitante.

Playa de los Muertos
Desde hace unos años se incide en campañas de concienciación para que se tomen precauciones a la hora de exhibirnos al sol, dado la ‘maldad’ con la que éste nos ataca en el verano y tal vez es hora de que empecemos a pensar en hacer algo similar con respecto al mar. Lo que está claro es que no podemos ‘vender’ el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar como ese paraje plagado de playas vírgenes que esperan visitantes y que a la hora de la verdad se conviertan en la pesadilla del verano bien por el desconocimiento que se tiene de la zona, por la poca precaución de los bañistas o la ingenuidad con la que  éstos se introducen al agua en días de mala mar pero tórridos de calor que son toda una invitación a cometer imprudencias, máxime cuando estos lugares carecen de duchas y demás alternativas para aliviarnos de las altas temperaturas.

Si no es posible mantener con equipos de socorristas y protección civil estas zonas vírgenes, entre otras razones debido a la inmensidad de la costa, debe haber alguna otra alternativa que advierta a los turistas de las condiciones adversas que en determinados momentos se producen y hacen no recomendable el baño.

Alguna campaña como la de Tráfico que gracias a lo gráfica que es ayuda bastante a evitar las imprudencias a la entrada de estas calas, consejos a tener en cuenta para detectar esos cambios en el mar que te enciendan las luces para no adentrarte más allá de la orilla cuando la situación lo requiera o tal vez una patrulla itinerante que recorra estos parajes y advierta con bandera roja la prohibición del baño en momentos críticos… lo que sea, pero hay que reaccionar ante tanta vida perdida  por no advertir el peligro.