Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

A propósito de la 'Operación Sextante'

Antonio Felipe Rubio
Capitán de Yate. Miembro de la Real Asamblea de Capitanes de Yate de España

En la denominada “Operación Sextante”, la Guardia Civil ha inculpado a 851 personas por gestionar y obtener titulaciones falsas náuticas para manejar embarcaciones de recreo de hasta 24 metros de eslora, en una operación que se ha desarrollado en 31 provincias, entre las que se encuentra Almería, donde hay 65 implicados.

La Operación Sextante destapa una gran insensatez por parte de usuarios de embarcaciones que no sólo se enfrentan a procesos administrativos y penales (falsificación de documento público) sino que ponen en peligro su seguridad, la de sus acompañantes y la de otras embarcaciones ajenas. El manejo de una embarcación dista mucho de un vehículo terrestre. Un barco no tiene freno de mano; no se puede “aparcar” ante una eventualidad; no se puede detener en medio de un temporal… y, ante una emergencia, no es tan fácil como llamar a la grúa. Las emergencias en la mar suelen acontecer a distancia de tierra y activan dispositivos muy cualificados y costosos: Salvamento Marítimo, helicóptero, Guardia Civil y otras embarcaciones alertadas. Y no es difícil asegurar que gran parte de las emergencias náuticas en embarcaciones de recreo son producto del desconocimiento de los patrones que utilizan una embarcación como extensión de su sedán o berlina.

65 implicados en Almería
En tierra las señales de tráfico son muy intuitivas y los pictogramas bastante descriptivos, pero en la mar hay que tener un suficiente conocimiento de las señales diurnas y nocturnas (luces) que alertan y son de gran ayuda para evitar peligros navegando sin comprometer nuestra seguridad y la de otras embarcaciones. Por ello, es vital superar los exámenes que nos obligan a conocer señales cardinales que nos alejan del riesgo, y otras que nos informan de peligro aislado, fondeo, varada, capacidad de maniobra restringida… sin olvidar los preceptos para navegar con intensa niebla o respetar el derecho de paso (preferencia) de otras embarcaciones.

El conocimiento sobre el uso de la radio resulta vital para nuestra seguridad y para alertar sobre la seguridad comprometida de otras embarcaciones. Una información errónea e incompleta puede ser letal para nuestra integridad; de ahí la importancia de conocer los procedimientos de situación que pueden no estar disponibles en el GPS y se puede informar con dos simples lecturas de brújula trasladadas a la carta náutica. Pero el problema es mayor cuando no hay referencias terrestres al navegar hasta 150 millas náuticas (Patrón de Yate) sin tener conocimiento alguno sobre señales, comunicaciones, seguridad, navegación, legislación… y, además, compartiendo espacio y cruzando derrota con embarcaciones internacionales de gran tonelaje en dispositivos de navegación muy frecuentados. Y a esto hay que añadir que no tenemos cobertura con el móvil y las conversaciones locales escuchadas en VHF suelen ser en tagalo o vietnamita, y lo que nos puede conectar con el mundo es un suficiente conocimiento del inglés náutico internacional.

No hay que desanimarse para emprender estudios de Patrón de Embarcaciones de Recreo (PER) que puede pilotar hasta doce millas y 12 metros de eslora y, con un complementario, permite hasta 24 metros y surcar hasta las Baleares. Estos estudios son muy necesarios para la convivencia en la mar y mejorarán los niveles de seguridad para todos. Además -hablo por mi experiencia personal- alcanzar esa titulación nos puede animar a profundizar en el apasionante conocimiento de las prácticas de navegación astronómica y gran cantidad de técnicas que nos enseñan a disfrutar de la libertad y el placer de navegar, sin descuidar el inmenso respeto que siempre hay que dispensar a la mar… y a las normas legales que garantizan nuestra convivencia.