Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Juan Horacio Gálvez, guardia civil al servicio de los demás

Antonio Torres
Director de RTVA en Almería

Los almerienses se sienten orgullosos de una persona que representa a muchos héroes silenciosos, que trabajan y actúan. Los premios El Público, de Canal Sur Radio, se han fijado en 2015 en un guardia civil de Almería, que responde al nombre de Juan Horacio Gálvez (Alhama de Almería, 1972), por su ejemplaridad y servicio a los demás. Horacio tiene  destino en  Vícar, en el corazón del Poniente,  donde demuestra su conexión con la sociedad.

Ha visto reconocidos con este galardón su ejemplaridad y compromiso con los demás, demostrados en varias intervenciones destacadas, todas relacionadas con el fuego. En marzo de 2014  salvó la vida de un hombre atrapado en su vivienda a causa de un incendio. Cuenta con otras dos actuaciones del mismo calado, al auxiliar a un hombre de avanzada edad en otro incendio ocurrido en  Cedrillas (Teruel) en 1995, así como a un bebé de apenas de cuatro meses en el edificio Géminis de Aguadulce, en agosto de 2009. Horacio Gálvez ha sido distinguido con el Premio Conecta de Canal Sur Radio.

Juan Horacio Gálvez
Gálvez es una persona que goza de gran empatía. Uno lleva esa impronta de servir a los demás. “Te juegas la vida –dice- por los demás. Eso se lleva dentro, al margen de estudios o destrezas”. La audiencia  le  ha escuchado en Canal Sur Radio y lo vieron en la tele andaluza. “Buscamos a esos ciudadanos que han ido un poco más, poniendo mucho corazón, alma y solidaridad, como  en el caso de Horacio,  salvando vidas”, destacó la directora de Canal Sur Radio Inés Alba, muy sensible con los temas sociales y de la promoción de las personas que no tienen voz.

El galardonado reconoce que tiene una intuición eficaz para detectar cuando alguien está en peligro. El fuego ha estado en él presente desde que fue víctima de un incendio cuando tenía seis años. “Era pequeñito y me vi envuelto, mientras jugaba,  en un incendio por una colilla en un bancal rodeada de parras y  mi madre  me rescató, y eso no se olvida jamás”.

Es consciente de la sociedad multicultural y dinámica de la zona de Roquetas de Mar. Ha sabido poner sentido común desde que presenció los horribles  disturbios protagonizados por senegaleses. Es consciente de que ha habido jornaleros maltratados en algunas plazas de la zona para poder acceder al trabajo. “Esas imágenes se van acabando pero sí que nos  recuerdan como empezó todo en Estados Unidos y cómo superaron el racismo”.

Horacio conjuga su trayectoria profesional y personal con su trato afable. “He evitado que perezca ahogado más de un inmigrante  en las tramposas  balsas de plástico. A algunos  les he tirado un palo para que se agarren y los he sacado a flote”.

En Almería los “ángeles” viven en el interior de otros guardias, como José Francisco Hernández de Cárdenas y Rafael Álvarez Clayton, que, junto a la doctora del Hospital de Poniente Eva Martínez,  salvaron la vida de José Manuel Barrios, un ciudadano que sufrió un paro cardiaco que le llevó al otro mundo durante 15 minutos.

Son esas personas cuerdas que como el agricultor, panadero, el cirujano o el funcionario que está detrás de un mostrador y aguantan con prudencia y discreción el trabajo diario, sin rasgos de ególatras. Horacio afirma con satisfacción que están para servir a los demás. Puede que lo único que le diferencie de algunos compañeros es la empatía. Llaman la atención cuando te salvan la vida, sin aspavientos.