Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El impresentable Rogelio Mena

Rafael M. Martos
Director de Noticias de Almería

Es obvio que el alcalde de Albox está en la categoría de los impresentables. Rogelio Mena es alguien que no necesita presentación pública, y además es alguien de debería no haber sido presentado a las elecciones municipales. Si hacemos un breve -brevísimo- repaso por sus hazañas políticas, comprobaremos que son éstas las que le han dado a conocer, y que por tanto -insistimos- es un impresentable.

Rogelio Mena
Quien ahora dice abandonar el PSOE para poder tomar posesión como alcalde lo hace porque nadie impidió sus aspiraciones cuando fue denunciado ante la Fiscalía, ni cuando la Fiscalía le imputó, ni cuando el juez le procesó, ni cuando se fijó fecha para su juicio. El secretario general del PSOE de Almería, José Luis Sánchez Teruel, se habría ahorrado la desagradable obligación de exigirle que no tomara posesión de su acta tras haber sido condenado a dos años de inhabilitación si hubiese actuado antes, cuando se le abrió juicio oral.

El impresentable Mena llegó a la alcaldía como una esperanza tras la nefasta gestión de su compañero, José García, que dimitió tras el escándalo de la tarjeta Visa municipal y los gastos del coche oficial entre otros, como que el Ayuntamiento pagaba el teléfono de la sede del PSOE. Parecía que aquello no podía ir a más, pero sí, ha ido a mucho más sin que nadie le haya llamado la atención ni le haya pedido explicaciones.

Mena renunció a la nómina por dedicación exclusiva que tenía en la Diputación para pasar a cobrar un sueldo del maltrecho Ayuntamiento albojense. Es decir, que en vez aprovechar para ahorrar un sueldo al consistorio tras la dimisión de García, lo que hizo fue dejar el de la Diputación... pero lo hizo para poder añadir cada mes las dietas por asistencia a plenos y comisiones en Almería, o sea, para cobrar más, bastente más.

Con él hemos descubierto que el don de la ubicuidad no es algo fantasioso, ya que pidió que la Diputación le pagara por acudir a comisiones y plenos en los que no estuvo, y que le abonaran el kilometraje por asistir a ellos, a pesar de que unas veces no acudió simplemente, otras resulta que estaba en Sevilla, pero siempre, siempre, usando el coche del Ayuntamiento. Dicho de otro modo, que los vecinos de Albox le pagaban el coche y el combustible, y si lograba que la Diputación le abonara el kilometraje, ese dinero iba también a su buchaca particular.

Afortunadamente los controles funcionaron y no ha visto ni un céntimo de lo que podría tratarse de un presunto delito de falsedad en documento público.

Este impresentable lo fue de modo más esplendoroso cuando se conocieron su alrededor de 90 viajes a cargo del erario municipal, de uno de los municipios en peores condiciones económicas de España, a Madrid y Sevilla, de los que a día de hoy sigue sin explicar ni el motivo ni la razón. En una ocasión al menos sí que nos enteramos dónde estaba, lo vimos en su Facebook, asistiendo a un Congreso de UGT a costa del Ayuntamiento. No había semana en los que no pasara al menos dos o tres días fuera, y casi siempre unidos al fin de semana.

Nos enteramos también que contrató a una abogada de Madrid para llevar los asuntos municipales, como si el Ayuntamiento no tuviera un letrado, o como si en Almería no existieran profesionales de nivel para ello. Se desconoce el procedimiento de selección, más allá de los piropos que también las redes sociales le dedicaba a la profesional por su belleza, y con la que compartía calamares en la Navidad madrileña a costa del dinero municipal.

También supimos que la abogada cobró del Ayuntamiento de tres formas distintas, una como autónoma y otras mediante otros dos bufetes, todo ello con el beneplácito del impresentable Mena. ¿A que no necesita presentación porque ya les suena el personaje?

Pero sin duda, lo peor de Mena no es todo esto, lo peor es su desfachatez. Es inaceptable que estando él imputado se fotografíe con sus compañeros de grupo presentando una moción para pedir un pleno extraordinario en la Diputación para reclamar la dimisión de su presidente por estar imputado. Lo peor es que deje el marrón a sus compañeros de defender el cobro de dietas y kilometraje falsos en su caso (no en el de ellos, que se les reconoció y abonó). Como lo peor también es que para salvar su culo ponga a los pies de los caballos a su antecesor en la alcaldía, o que comprometa a los que el llama "fedatarios públicos" haciendo que declaren en el juicio lo contrario que aparece en los papeles, y eso que no entramos a reseñar quién es una de esas fedatarias, que también explicaría cosas.

A ver, si le dijo al juez que no le daba la documentación que pedía el portavoz del PP porque era muy difícil encontrarla, y tardó diez minutos en presentársela a la Fiscalía cuando la reclamó.

Que Mena sostenga que todo este caso ha dañado a su familia, cuando él no ha tenido problema en exhibirse publicamente ya sabe él cómo y con quién, pues, hombre, chirría. Como que arremeta contra el juez instructor o que lo haga ahora contra el juzgador, a quien sometió a la tortura de su engolamiento caudillista.

Mena ha logrado una mayoría absoluta -por cierto, colocando los carteles electorales casi dos días antes del inicio de campaña- y por eso podrá ser alcalde hasta que la justicia confirme su inhabilitación, y teniendo en cuenta que quiere recurrir al Constitucional... pues se pasará los cuatro años ahí apalancado.

Según la Ley, Mena es presentable como candidato el sábado, pero según el sentido común es un impresentable, que desde ese mismo día será aún más conocido en todos sitios por su comportamiento indigno, haciendo innecesaria su presentación.

El PSOE debió actuar antes. ¿No pedían que otros imputados no fueran o encabezaran listas en otros partidos?, ¿no denunciaron que inhabilitados se presentaban y la Junta Electoral les dijo que podían, y les pareción insólito?, ¿entonces por qué no actuaron?, ¿por qué no aprovecharon la suspensión como secretario de Ideas y Programas en el PSOE-A que "solicitó", para apartarlo?

Ahora que me doy cuenta... acabo de presentarles a Rogelio Mena.