Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El albojense Pedro Navarrete y su mujer, María Jesús Muro, comparecen en la comisión de investigación del Parlamento de Cataluña

Juan Folío
La Opinión de Almería

El albojense Pedro Navarrete Sanz, expresidente de Sony España, y su esposa, María Jesús Muro Sebastián, han comparecido ante la comisión de investigación del Parlament de Catalunya sobre el fraude, la evasión fiscal y la corrupción. Ambos han negado haber cobrado un millón de euros como comisión por la deslocalización de la planta de Sony en Viladecavalls (Barcelona), en el año 2010.

Pedro Navarrete no ha querido contestar a la mayoría de las preguntas de los diputados, al igual que anteriormente hizo en su comparecencia su esposa. Navarrete y Muro no están imputados judicialmente y su declaración ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) fue realizada en su día como testigos por las múltiples conversaciones que mantuvieron con los implicados del ‘Caso ITV’, entre los que se encuentra Oriol Pujol Ferrusola, imputado por tráfico de influencias.

Pedro Navarrete
Pedro Navarrete, en lo poco que ha dicho ante el Parlament, ha reprochado a los diputados su dureza al recriminarle alguno de ellos falta de colaboración. "Yo nunca, ni directa ni indirectamente, he cobrado un millón de euros en relación con la intermediación por la venta de la planta de Viladecavalls de Sony", ha manifestado.

Navarrete ha aprovechado la ocasión para hacerles saber a los diputados que se siente satisfecho de “haber contribuido en un momento muy crítico para la economía del país a poder salvar miles de puestos de trabajo, algo que no es poco". Fruto de sus gestiones –ha añadido- se habían salvado en torno a 1.000 puestos de trabajo directos y entre 3.000 y 5.000 indirectos. María Jesús Muro Sebastián declaró con anterioridad. También ha declinado responder a las preguntas de los diputados. El diputado del PPC Sergio Santamaría ha recriminado a Muro su silencio, “una actitud difícil de entender al no estar imputada”.

La compra por parte de Ficosa de la planta de Sony permitió, presuntamente, según la instrucción, que los implicados en el “Caso ITV” se lucraran con esta operación a través de un entramado de empresas y facturas falsas. Sony pagó a Ficosa 80 millones de euros por quedarse con la fábrica de Viladecavalls. Ficosa, a su vez, abonó 6,6 millones de euros a los dos intermediarios que participaron en esta operación: el despacho de abogados de Tomás Fornesa y la consultora Alta Partners, del empresario Sergi Alsina, imputado por la trama de las ITV y amigo del exdirigente de CDC Oriol Pujol. Según la Agencia Tributaria, los investigados cruzaron facturas para hacer llegar un millón de euros de ese dinero a Pedro Navarrete. El albojense lo niega de forma rotunda.