Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Ramón Rato estuvo en la cárcel de Almería por 'contrabando monetario'

Antonio Torres
Director de RTVA en Almería

Madrid,  enero de 1989. “Rodrigo, ¿cómo que llevas una camisa tan deteriorada?”, le pregunté. “Hay que dar una imagen de centro que huya de los estereotipos de la derechona”. Ese año, Álvarez-Cascos y José María Aznar asumieron  el mando del PP y yo trabajaba para Radio Almería, propiedad de los Rato. Años después de ese 1989 el exministro Rodrigo Rato (Madrid, 1949) aspiró a suceder al frente del Gobierno a José María Aznar, hijo del hombre que introdujo los boletines horarios en RNE.

Ramón Rato (Foto: Hola)
Rodrigo Rato, que vive actualmente en una situación difícil, es hijo de Ramón de Rato, quien estuvo en la cárcel de Almería. El patriarca fue condenado a pagar una multa de 176 millones de pesetas por sacar dinero a Suiza. Cometió el error reclamar una deuda de un hermano de Franco, Nicolás, al Banco de Siero. Y la respuesta de Franco fue enviarle una inspección al banco y la consiguiente  acusación.

Rodrigo Rato era un adolescente y ya acompañaba a su padre en las periódicos vistas que hacía para controlar sus propiedades y la gestión de la emisora decana, Radio Almería, que compró a mediados de los años 50 del pasado siglo al alicantino Miguel Soto, quien, pasados los años, declaró que habia sido engañado en la operación por la familia Rato, que ya poseía varias emisoras en Toledo, Antequera y Cádiz. De hecho, Antonio Quirós, natural de Cádiz, fue el director  de la emisora decana de Almería y la persona que defendía los intereses de Ramón Rato en la provincia.

Ramón Rato fue uno los pioneros en ofrecer partidos en directo. En 1958 se desplazó hasta Almería con una unidad móvil y el apoyo de un vehículo de Telefónica. Narró desde el Estadio de la Falange el partido de ascenso a Segunda entre el Almería y el Getafe, equipo en el que figuraba el mítico Luis Aragonés.

El padre del ex responsable del FMI, además de ser propietario de la emisora Radio Almería, poseía fincas en varios puntos de la provincia. Destacaron sus cortijos y fincas en Benahadux, La Partala, con una exitosa producción de uva, y varias hectáreas de  La Cañada.

Los Rato contribuyeron a la modernización de la radio española. Ramón Rato Rodríguez San Pedro (Gijón, 1907-1998) impulsor de la Cadena SER, junto a  la familia del expresidente Aznar. Si el padre de Rodrigo Rato no pudo ser ministro, como lo había sido su abuelo con Maura, reservó  este diseño para el menor de sus tres hijos.

“Ahora que Rato preside Bankia”, escribió en 2011 el escritor, periodista y  profesor de la Universidad Rey Juan Carlos Ramón Tijeras, “cabe preguntarse si su objetivo es limpiar el mal nombre que dejó la actuación de sus familiares más directos tras quebrar dos bancos”.

Rato Rodríguez San Pedro era don Ramón para todos los que hacíamos Radio Almería, dirigida por Antonio Quirós, un gran emprendedor de los informativos provinciales. Ramón de Rato fundó RNE junto al almeriense Juan Aparicio, entre otros. También, entre sus actividades destacadas, compró el Banco Siero, al que renombró Banco del Norte, y creó el Banco de Murcia.

“Desde la cárcel de Almería, cuando jugaba a la  baraja con el director de la prisión, Ramón Rato llamaba a su emisora solicitando que le pusieran las canciones de Concha Piquer”, señalan los veteranos de la emisora. Algunas veces le cocinaban la comida en el Círculo Mercantil y los empleados de la emisora le trasladaban  el pedido a la antigua cárcel de Almería, en el lugar que ocupa en la actualidad la Policía Local, frente al antiguo Seminario.

“El hijo mayor de don Ramón y hermano de Rodrigo, Ramón Rato Figaredo (1940-2012), cada vez que venía a Almería nos invitaba a comer y se notaba que era un empresario que amaba la radio”, rememora Diego García. El hermano del controvertido  exministro participó, por su ideología antifranquista, junto a su padre, del reducido círculo de allegados que acompañaron al conde de Barcelona, en un  acto íntimo, cuando  siguió por televisión en París la ceremonia de coronación de su hijo Juan Carlos como rey de España.