Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz


Los escombros inundan Santa María del Águila

José Miguel Romero
Candidato del PSOE a la Junta Local

El PSOE de El Ejido denuncia el vertido de escombros en Santa María del Águila por parte del Ayuntamiento. Los restos proceden de las obras de reforma de la Nave Cultural, y están depositados en un solar cercano, ubicado junto a las pistas de petanca, y donde debería estar el tantas veces anunciado parque municipal.

Es paradójico que, por una parte, el Ayuntamiento obligue a que cualquier ciudadano que haga una obra en su casa ponga un contenedor en la puerta para verter los escombros y lo retire cuando esté lleno, y por otra, esté terminantemente prohibido tirar escombros en un solar o descampado, y sin embargo, sea una obra municipal la que dé lugar a un vertedero de escombros incontrolado.

José Miguel Romero ante los escombros que denuncia

Este equipo de Gobierno parece pensar que las normas que todos debemos cumplir no son para ellos, por lo que los responsables de la reforma de la Nave Cultural de La Aldeílla se han tomado la libertad de convertir los terrenos adyacentes a la obra en un vertedero sin control, despreciando totalmente la normativa vigente.

Este vertido, además, tiene dos agravantes: uno, que entre los desechos hay productos contaminantes y materiales peligrosos para los niños que puedan jugar ahí, porque el terreno no está acondicionado ni vallado, y otro, que está situado junto a una pista de petanca en la que juegan personas mayores a diario. Así que nuestros mayores, en lugar de pasar un rato agradable jugando a la petanca, en un entorno limpio y seguro, ahora lo hacen junto a un vertedero.

Desde el PSOE exigimos al alcalde y su equipo que sancione a la empresa que ha realizado estos vertidos, que recoja los escombros tirados y que devuelva el terreno a su situación original. Y, por supuesto, que se mantenga vigilante para que no se vuelva a producir un caso como este, porque las normas son para todos, y no solo para los ciudadanos de a pie.