Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La espalda de los almerienses

Antonio Quesada
@AntonioFQuesada

El 4 de enero de este año, el alcalde de Almería afirmaba que durante este mandato – es decir,  entre 2011 y la actualidad- se habían generado en la ciudad 1.500 empleos gracias al Ayuntamiento. Tan solo cuatro meses después esa cifra se ha multiplicado de manera inexplicable. Así, sin más, el equipo de Gobierno municipal la ha elevado hasta los 4.000.

Luis Rogelio Rodríguez
En algún momento alguien debió de pensar que se había quedado corto con aquel primer balance y lo ha engordado lo que le ha parecido. Me imagino que en el Ayuntamiento todavía andarán dándole vueltas a eso. Podrían haber dicho seis mil o diez mil. Lo mismo hubiese dado. La próxima vez, ya sabe, alcalde, tírele sin miedo.

En 2011, el candidato a la reelección por el PP, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, señalaba, sobre el dato de desempleo que sufría Almería, que se "siente como un peso, una lacra enorme" y aseguraba que "no se puede obviar" en la campaña electoral ya que resulta "tangencial a todo". "Cuentas tu programa electoral a una vecina y te dice 'sí, sí, pero tengo dos hijos parados y a mi marido se le acaba la ayuda familiar el mes que viene. No te puedes inhibir y ponerte la máscara porque es una realidad que está viva en la calle", destacaba.

Entonces, cuando el hoy alcalde y también candidato de los ‘populares’ hacía este tipo de comentarios, en la ciudad de Almería había 22.926 personas paradas. Hoy, cuando dice que ha creado desde el Ayuntamiento 4.000 empleos y ya no hace esas reflexiones que señalarían a Rajoy, hay 24.784 personas en paro. Es decir, 1.858 parados más que en aquel mes de mayo de 2011.

El ejercicio de ilusionismo extremo que se ha realizado durante estos días tiene estas cosas, que no hace falta que te desmienta nadie porque ya lo hacen las cifras por si solas. Con todo, la peor noticia para el alcalde es que cuatro años después la espalda de los almerienses ya no está para aguantarlo todo.