Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Expertos en ridiculizar el andaluz

Helena Arriaza Franco
Community Manager

Es indignante que el acento andaluz en televisión no tenga término medio. O se borra o se exagera. Cadenas y productoras utilizan el deje del sur de manera rimbombante sólo cuando quieren provocar un resultado gracioso. Si no es para ese fin consideran que es mejor que los rostros conocidos camuflen su lugar de procedencia. Con esto lo que consiguen es dejar a un lado la naturalidad para resultar ridículos.

En la oferta televisiva actual son varios los andaluces que potencian y camuflan el andaluz según el fin que persigan sus jefes. Uno de los ejemplos más claros es el de Eva González. La modelo presenta Masterchef en La 1 y Se llama copla en Canal Sur. Si no le viésemos la cara, si solo la escucháramos, costaría creer que ambos formatos los presenta la misma persona por la forma de hablar tan distinta.

Eva González
Cuando se le ha preguntado por el tema, la ex Miss España asegura que su intención no es disimular su tono, que solo pretende vocalizar. Resulta difícil de creer y es una pena, porque en Se llama copla a la sevillana se la ve más cómoda al poder ser ella misma. En Canal Sur nadie le coarta su manera de expresarse.

En RTVE ya ocurrió lo mismo con Toñi Moreno. Cuando la presentadora pasó de conducir Tiene Arreglo en la pública andaluza a ponerse al frente de Entre Todos en La 1 su pronunciación dio un cambio radical. Ni rastro del andaluz. La sanluqueña aseguró que TVE no le obligó a quitarse su acento pero resultó sospechoso el giro que le dio a su tonalidad cuando aterrizó en la corporación.

Entre los casos más bochornosos está el de Paz Padilla, que en Sálvame intenta vocalizar y pronunciar todas las letras. Pero se queda en el intento. El único resultado que consigue la humorista gaditana es empeorar la imagen de sus paisanos pronunciando mal las palabras e incluso inventándose vocablos.

Pero cuando se trata de humor a las cadenas no les importa hacer reír a los espectadores a costa del tono sureño. Manu Sánchez acaba de estrenar el programa El último mono en La Sexta. ¿Creen ustedes que si no tuviera ese acento le hubieran dado al de Dos Hermanas un programa propio en Atresmedia? Habrá que ver el lado positivo, un andaluz menos en el paro. Las productoras de ficción deben estar muy agradecidas al andaluz.

Antena 3 emite en la actualidad Allí abajo, que aprovechando el fenómeno de Ocho apellidos vascos no ha querido desperdiciar lo que da de sí tener al acento del sur como protagonista. Y hablando de la exitosa película no puede faltar en este repaso Dani Rovira. Su gracia andaluza convierte a B&B en una serie potable, porque si él no formara parte del reparto habría que ver hasta dónde llegaba.

Gracias al éxito de Dani la Academia de Cine lo escogió como el presentador de la gala de los Goya donde hizo gala de ser andaluz. El resultado fue espectacular y las críticas muy positivas. Con la presentación de una de los acontecimientos más importantes de la cultura española el malagueño dejó claro lo que debería significar que un andaluz aparezca en televisión: Que detrás de un acento precioso para los oídos, que no se camufla porque se entiende perfectamente, hay talento, compromiso y profesionalidad.