Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El helicóptero fantasma de Fernán Pérez

Adolfo Iglesias
Periodista

No hubo ayer otro tema de conversación en el bar La Plaza de Fernán Pérez. El helicóptero fantasma lo llaman ya. El propietario de la finca El Romeral, en el paraje de Las Bichas, en un lateral del cementerio no salía de su asombro cuando al llegar a su terreno encontró un enorme helicóptero de carga volcado sobre un costado. Enseguida llamó a la Guardia Civil y agentes de la Policía Científica se presentaron en el lugar para analizar lo sucedido. ¿Qué había en el aparato? Nada, ni rastro de ocupantes ni de su imprescindible tripulación. El helicóptero es enorme, de carga, con posibilidad de almacenar mercancía y transportar personas, pero nada, no había rastro ni de unas  ni de otras. 

Pese al lugar del incidente, a poco más de dos kilómetros del centro urbano de Fernán Pérez, nadie de los vecinos y residentes vacacionales que han dormido esta noche en el lugar oyeron ningún ruido extraño de madrugada o al despuntar el día. Se rumoreaba ayer que el aparato aterrizó al amanecer. Ahora bien se desconoce los motivos.

El misterioso helicópeto después del accidente / Foto: La Voz de Almería
El helicópera, antes del accidente / Foto: Twitter

Dos vehículos de la Guardia Civil y sus respectivos agentes custodiaban ayer el aparato ante las miradas de curiosos que intentaron acercarse al lugar. No pudieron hacerlo porque el camino de acceso, entre Fernán Pérez y Los Albaricoques estaba cortado por los agentes.  La toma de huellas y de cualquier resto y objetos es un proceso básico para intentar desvelar este misterioso aterrizaje. 

No se sabe aún si el piloto quería aterrizar su helicóptero justo ahí en ese lugar o si por razones técnicas se vio obligado a hacerlo junto a la cantera de yeso. Lo que de una forma u otra se descarta es que se tratara de un accidente de última hora. El piloto pudo aterrizar en condiciones medianamente aceptables y ya en el suelo por el fallo de una rueda que apareció reventada o bien por el desnivel del terreno se volcó hacia uno de los lados, dañando las hélices principales y parte del fuselaje de cola.

No se sabe tampoco desde dónde partió y cuál era su punto de destino. Todos son especulaciones pues nadie ha reclamado ni el aparato ni el vuelo. Tampoco todos los vecinos y residentes consultados vieron a nadie herido ni con aspecto distinto al habitual de cualquier turista.

Diversas fuentes confirmaban ayer que éste era un vuelo “fantasma”, sin el “plan de vuelo” que se exige por parte de las autoridades a todos los aparatos áreos. Desde AENA a la subdelegación del Gobierno así lo confirman. En el terreno de las especulaciones, en el bar La Plaza, se hablaba de si podrían transportar droga, bien que fuera un viaje de ocio particular por algún motivo. 

Lo cierto es que el misterio del helicóptero ha pasado a ser, si bien no un culebrón de verano, sí una serpiente de una Semana Santa.