Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Cospedal declara la guerra a Arenas

Emilio Ruiz

Las pésimas relaciones que mantienen la secretaria general del Partido Popular y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, y el vicesecretario de Política Autonómica y Local del Partido Popular y diputado por Almería en el Parlamento de Andalucía, además de senador, Javier Arenas, eran un secreto a voces en el partido de la calle Génova. Pero, hasta ahora, las formas prevalecían sobre las discrepancias, que eran muchas.

Cospedal y Arenas
Hasta ahora, decimos, porque este fin de semana María Dolores de Cospedal ha dado en la mesa un puñetazo tan sonoro que ha sorprendido hasta a sus propios seguidores. Se ha valido para ello de una de sus mujeres de confianza, la portavoz del PP de Castilla-La Mancha y senadora por Toledo, Carmen Riolobos, que, directamente, aunque sin citarlo, ha acusado a Javier Arenas nada menos que de desestabilizar el partido.

Para que no haya equívocos, la portavoz de Cospedal se ha manifestado a través de un comunicado de prensa: “Los que perdieron Andalucía –dice-, esos que no han ganado nunca o que no se han presentado a unas elecciones o, incluso, que no saben nada de política, se están dedicando a desestabilizar el Partido Popular".

Era frecuente que el entorno de María Dolores de Cospedal culpara a Javier Arenas de de ser el filtrador de las batallas internas que se libraban en el partido. Pero nunca el desencuentro entre ambos había adquirido estas dimensiones. Porque el comunicado de Riolobos, o sea, Cospedal, no se quedaba ahí.

“A escasos días de las elecciones autonómicas y municipales –añadía-, en un ejercicio supino de irresponsabilidad, esos perdedores se están dedicando a desestabilizar al partido, a su presidente, Mariano Rajoy, y a su secretaria general, María Dolores de Cospedal, filtrando a la prensa supuestas decisiones que sólo existen en sus cabezas".

Y proseguía: "Este partido no puede admitir a personajes a los que les da igual lo que pase con su presidente y con sus órganos legítimos de dirección, los cuales, por cierto, han conseguido la mayoría absoluta en las elecciones generales al Gobierno de la Nación y victorias en autonómicas y municipales, a pesar de ellos".

¿Por qué María Dolores de Cospedal se ha manifestado, precisamente ahora, de esta forma tan brusca? El estallido lo ha motivado el deseo de Mariano Rajoy de dar a Javier Arenas mayor protagonismo de cara a las elecciones locales y autonómicas del 24 de mayo. Cospedal considera que no merece un premio quien ha sido el filtrador de las disensiones internas del partido, quien nunca ha querido dar la cara por el Caso Bárcenas y quien ha resuelto de manera tan catastrófica el asunto de Andalucía.

“El Partido Popular”, dice Riolobos, o sea, Cospedal, “es enemigo de intrigas y de intrigantes”. Ante una afirmación/acusación como esa, que es toda una tormenta política, Mariano Rajoy no debe mirar al cielo y esperar que escampe. Algo tendrá que hacer. Algo va a hacer. O no.