Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Carmen Crespo no quiere que Enrique Hernando sea candidato a alcalde de Adra

Juan Torrijos
Periodista

Durante la pasada Semana Santa nos enteramos del viacrucis que está viviendo el actual alcalde de Adra, Enrique Hernando. Tuvo que ser muy duro para el señor Hernando reconocer en público que doña Carmen Crespo está en contra de su persona como candidato a la alcaldía de Adra el próximo mayo. Y tuvo que ser muy duro, pues era consciente el hombre de que dando a conocer a la opinión pública la división existente en el PP de Adra y su enfrentamiento con la señora Crespo, se estaba jugando su futuro político.

Enrique Hernando
Muy seguro debía estar don Enrique de que no tenía salida su candidatura cuando tira por la calle de en medio y enseña las garras a la dirección provincial y a Gabriel Amat. Los trapos sucios de los partidos los sacamos los medios, casi siempre contados por algún filtrador que espera salir beneficiado. Cuando el filtrador da la cara, no se esconde, como es el caso del alcalde del Adra, la decisión de que no vaya de candidato debe estar tomada por la dirección provincial y Hernando con sus declaraciones lo único que quiere es hacerle un siete a Carmen Crespo en su prestigio político.

No deja de ser sintomático que a las diatribas de Enrique no haya contestado la señora Crespo y tampoco ningún dirigente del partido. No les habrá sentado bien las declaraciones del señor Hernando, siempre pueden costar votos y más en la situación que está viviendo en estos momentos el Partido Popular, pero da la impresión de que en el PP han dado por amortizado el problema y al problemático.

El riesgo para Carmen Crespo es que su apuesta no gane la alcaldía. Si ello es así tendrá que pasar por el confesionario y explicar algunas cosas. La primera por qué su empeño en que no vaya de candidato Enrique. Sería mucho mejor para ella que lo contara antes, un parche a tiempo evita la herida. Que se mire en el espejo de Arenas y Cospedal con el candidato en Andalucía.

Le puede pasar lo mismo y que las cañas se le tornen lanzas en el PP. La alcaldía de Adra, tras los empecinamientos políticos de doña Carmen, la gana o la pierde ella. El veinticuatro de mayo le tocará sufrir hasta el último segundo. ¿Hay que dar por muerto políticamente a Enrique Hernando? En política nunca se está muerto del todo. Hemos visto como se han levantado “cadáveres” que creíamos bien enterrados.