Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

No estaba mala, estaba preñá

Susana Díaz, anoche
Emilio Ruiz

Las elecciones de 2012 dieron al PP en Almería una estruendosa victoria: siete diputados, por sólo cuatro al PSOE. Se afianzaba la tendencia almeriense de inclinar su voto hacia el centro-derecha, en consonancia con el voto en el Levante español y en disonancia con el resto de Andalucía.

Las encuestas publicadas sobre las elecciones de ayer no confirmaban una tendencia clara. Mientras la del CIS volvía al PSOE a la mayoría, las de Sigma-Dos y Metroscopia, por citar solo dos de las de mayor prestigio, seguían concediendo al PP la mayoría de votos en la provincia. ¿Se produciría, pues, finalmente el vuelco o el PP seguiría manteniendo su fortín de Almería? Esa era la incógnita que anoche había que despejar.

Y no, finalmente no ha habido vuelco. Cuatro puntos le han faltado al PSOE para ser lo que fue hace una década. Andalucía entera se viste de rojo mientras Almería se viste de azul. En medio de tanta euforia tal vez Susana Díaz (que, efectivamente, ha demostrado que no estaba mala, estaba preñá) debería pensar si el caso de Almería no merece un minuto de reflexión.