Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La Almería imparable

Kayros
Periodista

Considero normal que los voceros del PP almeriense utilicen la munición más gorda para poner de relieve la serie de obras llevadas a cabo por el alcalde. Significativamente solo hablan de tirar muros en el Parque de la Estación, en la entrada por Pescadería, en los derribos de las Casas de los Maestros y en la urbanización del Barrio Alto. De este dar gusto a la piqueta deducen ellos que la ciudad lleva un ritmo “imparable”, como nunca jamás lo tuvo en otro tiempo.

Túneles del AVE
Bueno, pase. Para mí todas las capitales llevan un ritmo imparable, porque de lo contrario, si no se hicieran obras y si no se sanearan las calles y las plazas, llegaría un día en que crecerían las malvas sobre el pavimento como en los cementerios y solo dialogarían los muertos, a imitación de aquella ciudad imaginaria que se sacó del caletre Juan Rulfo.

Así que, aún concediendo que se han hecho obras, a mí me toca destacar las que no se han hecho. Para ello voy a utilizar el reportaje de M. J. José López Díaz dedicado a Almería con motivo del 28- F. Sin nombrar la bella estampa del Ayuntamiento en ruinas o el hospital materno- infantil todavía en la imaginación y de cuya realización, supongo, es responsable la Junta, aquí tenemos el déficit de las comunicaciones, vieja frustración almeriense que viene desde los Juegos Mediterráneos.

Dice López Díaz que de los 108 kilómetros de la línea de Alta Velocidad previstos, solo están construidos 27,8. De los cien millones de euros que el Gobierno presupuestó para el AVE en 2014, aparecen listos para gastar 30, en el 2015. Díganme ustedes, sin resentimiento ni mala leche, qué efecto les produce ver los túneles tapiados y las obras paradas como si quisieran invitarnos a la siesta de las administraciones.

Solo otra cita más: la del presidente de la Cámara de Comercio, Diego Martínez Cano a la misma cara de Rajoy: “Nadie llega a Almería en menos de siete horas y, si viene por avión, por menos de 500 euros”. Esto lo sé muy bien, porque me ha pasado muchas veces.

Ahora mediten en una Almería “imparable” con este socavón en las comunicaciones de “in secula seculera”. No voy a entrar, porque ya lo hace la Universidad con más sabiduría, en la incidencia de la falta de las comunicaciones sobre la economía de la provincia. Tampoco volveré sobre la tasa de paro que tiende a engordar a pesar de las buenas prédicas del Gobierno.