Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La caída del 20% de la población de Mojácar

Lenox Napier
Un británico mojaquero

Todos sabemos que un residente, físicamente presente durante todo el año, vale más que un turista que goza de una estancia de cinco días en uno de nuestros hoteles. Y, si se trata de “todo incluido”, pues más aún. Entre comprar una casa, un coche, muebles, vestidos, comida, pagar impuestos y esas multas esporádicas, no cabe duda de que los residentes forman una parte importante de los ingresos de un pueblo como Mojácar (y con más peso económico en otros que no tienen ni playa ni hoteles, evidentemente).

Castillos en el aire
Pero, aquí en Mojácar, los residentes que han venido a vivir de otras partes están mal atendidos. No hay representación suya ni en el cuerpo de la policía, y tampoco entre la sanidad pública y la privada, no hay ninguno presente en el cuerpo (cuerpazo) del Ayuntamiento y no hay ni siquiera un departamento o presupuesto para ellos. Es de suponer que el turismo más fácil es el que no vota, no se queja y, el año que viene, ¡coño, estarán en Corfú!

Hace una semana, nosotros estuvimos en FITUR buscando más turismo, supongo que para el verano que viene (cuando no caben más). En cuanto al resto del año, pues las bonitas fotos del departamento de turismo siempre muestran lo mismo. Playas y calles vacías. ¿El mensaje? Aquí no hay ni Cristo.

Los residentes traen muchas divisas desde el extranjero. Crean muchos puestos de trabajo. Veamos: el paro en el sur del estado de la Florida, destino final para muchos jubilados americanos, está en el 5,6%. . . sin embargo, el paro en Almería (supuesto destino de jubilados europeos, si no fuese por las amenazas de demoliciones por parte de la Junta de Andalucía) trae una cifra bastante impresionante con el 35,7%.

Ahora vemos que Mojácar no solo no está creciendo, sino todo lo contrario, según las cifras del Instituto Nacional de Estadística:  Mojácar en diciembre de 2012 tenía 8.173 habitantes. Un año después,había crecido a 8.360 habitantes. No obstante, para la cifra de diciembre de 2014, nuestra población, siempre según en INE, había caído en picado en más de 1.500 habitantes (18.2% en un año) hasta solo 6.838 personas. Casi el 20% menos mojaqueros, y nuestro equipo de gobierno a Madrid a buscar migas en vez de ir en busca de un plato mas nutritivo: residentes pudientes.

Mi mensaje en este año electoral es éste: no busquéis más turistas, por favor, sino más residentes. Ahí está el verdadero futuro.