Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Rogelio Mena, alcalde de Albox, está 'enfadao'

Juan Torrijos
Periodista

Está enfadao el alcalde de Albox. Más: está que se sube por las paredes. Pero estaba avisado, señor Mena, así que no se queje ahora. No es el primero, tampoco será el último alcalde al que se le sienta en el banquillo por no dar información a la oposición. Lo sabía. Se lo pasó por el forro de sus caprichos y ahora juicios tengas y los ganes.

Rogelio Mena
Pero lo peor, y estoy de acuerdo con usted, es que con la apertura de juicio oral su candidatura a la alcaldía de su pueblo se puede caer. Su secretario general, don Pedro Sánchez, manifestó que apertura de juicio y dimisión era una necesidad imperiosa. En menudo brete le pone usted. ¿Y qué dice la sultana andaluza? Lo defendió en un momento, es cierto, pero ante la apertura del oral ¿va a mantener el mismo apoyo o le comentará algo sobre la cuestión a Teruel y Adela?

¿Se puede truncar una carrera política por una tontería así? Hombre, no dar información a la oposición no es ninguna tontería, más bien estamos ante un delito contra algo tan elemental como es la democracia. Poner en peligro la carrera política por no dar lo que por derecho tiene la oposición no deja de ser una cabezonada. Y un empecinamiento así le puede costar a Rogelio Mena el que no se pueda presentar en mayo a la alcaldía de su pueblo.

Asegura que es un complot contra él. Yo no lo veo así. Es la consecuencia a algo que no tendría que haberse producido. Si hubiera dado la información solicitada ahora no estaría poniendo en solfa a medio mundo. ¡Todos contra mí! No creo que sea para tanto. Si hubiera tratado a la oposición como parte elemental de la democracia no se vería ahora en las puertas de un juicio. Juicios tengas y los ganes. Lo malo, querido Rogelio, es que antes te puedes quedar sin la alcaldía, y las segundas partes hay veces que no se presentan. Los trenes políticos no siempre vuelven a parar en la misma estación.

Asegura que se guarda sus cartas contra todos aquellos que están en su contra, empezando por los políticos del PP de su pueblo. Está en su derecho, hasta ahí podíamos llegar. Claro que el señor Mena tendría que saber que con anuncios así el único que se perjudica es él. Lo dicho al principio: está enfadao. Está que se sube por las paredes, y se entiende, perder el poder no gusta a nadie.