Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Manuel Gómez Cardeña, periodista insobornable ante el terrorismo cobarde

Antonio Torres
Director de Canal Sur en Almería

La libertad ha sido golpeada y todos estamos con Charlie Hebdo. Debemos colaborar en acabar con el odio. En España tenemos duras experiencias por culpa de la violencia terrorista y ha habido perseguidos y denostados por defender la libertad de expresión desde siempre. En Almería, Manuel Gómez Cardeña ha sido el periodista que más sucias campañas tuvo que sufrir.

La frase que permaneció casi un mes en pleno centro del Paseo de Almería no era un insulto, sino una amenaza: “Ha llegado tu hora”, escrita en 1979,  que permaneció  en la puerta del edificio Remasa del Paseo de Almería. Iba dirigida al periodista de Ideal Manuel Gómez Cardeña, quien fuera después director del diario Córdoba y de El Correo de Andalucía, entre otros medios.

Manuel Gómez Cardeña
Las autoridades policiales nada hicieron y fue el periodista Pedro Manuel de la Cruz quien desveló para la extinta Almería Semanal las claves de los componentes de un grupo fascista que pululaba con el apoyo de los que no querían libertades y pluralismo.

En esa revista, dirigida por el añorado Manuel Acién, Gómez Cardeña publicó varios artículos e informaciones que no gustaron en el Gobierno Civil ni en la delegación de Cultura. A mediados de los ochenta, el derechista Francisco Iribarne declaró que la campaña contra el periodista se diseñó en el Palacio de Arapiles.

“Tapar la boca y acabar con la libertad”, rememoraba Manuel Gómez Cardeña (Córdoba, 1951), actual presidente de la Asociación de Empresas de Producción Audiovisual y Productoras Independientes de Andalucía y que llegó a Almería en 1974.

Otro periodista insobornable, su  jefe en la etapa de la Transición, Miguel Ángel Blanco Martín, afirmó  en  el  homenaje que se le tributó a Cardeña en Granada: “Manolo se fue de Almería con un pequeño y honesto homenaje de quienes compartimos con él aquel tiempo de los compromisos, entregas y riesgos. Es verdad que hubo ausencias, muchos que le halagaron, miraron entonces a otra parte. Los sinceros del sentido crítico de la realidad sí estaban: no hacía falta nadie más...”.

Afortunadamente, la verdad siempre se impone a los trolls falsos y sin escrúpulos. Algunos periodistas tenemos posibilidades de narrar “detallitos” sufridos por el correspondiente tonto de guardia. Gómez Cardeña fue detenido cuando cubría una de las manifestaciones de repulsa por el asesinato del estudiante Verdejo. No se abrió ninguna investigación por lo ocurrido y la familia tampoco denunció.

Martínez Soler, un aviso
José Antonio Martínez Soler recibió en 1976 un aviso de las dificultades del cambio de la dictadura a la democracia. Fue brutalmente agredido y secuestrado cuando era director del semanario Doblón.

El novelista Javier Cercas ha escrito: “En España apenas intercambiamos otra cosa que gritos, mentiras y ataques personales”. Manuel Gerena y Carlos Cano pusieron letra y voz a las tragedias andaluzas. Demasiada sangre, demasiado olvido. Así tituló José María Izquierdo su artículo sobre la Transición.

Un día antes de que las Cortes aprobaran la Constitución, estalla un paquete postal en la consejería de El País. En el momento de abrirlo, tres trabajadores resultaron heridos, dos de ellos muy graves. El conserje Andrés Fraguas, de 19 años, murió a los dos días. El ultraderechista argentino Jorge Cesarsky fue detenido por el asesinato a tiros y a sangre fría de Arturo  Ruiz García, un chaval de 19 años de origen almeriense.

Pina López Gay
Pina López Gay (Almería, 1949-Sevilla, 2000) fue una dirigente política y sindical. Sufrió varias agresiones por parte de grupos fascistas. Si, ha habido asesinatos de periodistas, incendios de rotativas, persecuciones o caja de explosivos enviada a Carlos Herrera. Cualquier resumen por definición es injusto, pero el objetivo de hoy con la figura de Gómez Cardeña es recordar a uno de los grandes en la defensa de la libertad.